martes, 25 de noviembre de 2014

LA FE SEGÚN LA CLASE SOCIAL



LA FE SEGÚN LA CLASE SOCIAL


 Todo ha sido subvertido perversa y astutamente, todo ha sido modificado, cambiado, corrompido, y así, cada cosa ocupa su lugar, desarrolla su función, todo concurre a esclavizar a esta humanidad perversa, viciosa, corrupta y miserable, desamorada y sin Dios.

 Las clases mas altas se vanaglorian de la razón y reniegan de Dios, incluso, adoran a demonios, unos a sabiendas, otros indirectamente, pero no existe verdadero amor a Dios, ni siquiera voluntad alguna de buscarlo.

 Las clases mas bajas tienen una versión modernizada y tercermundista de la religión, fundamentalismo inútil apegado al mundo.

 Esas dos corrientes se vuelven una demasiado racionalista y la otra demasiado sensiblera, voluntarista y utilitaria.

 En la clase media se encuentra el recuerdo y la añoranza de lo que fue la religión y siguen las almas apegándose a lo que claramente ven que se cae a pedazos y es erosionado por las dos corrientes anteriores.


Agregar a este cuadro lamentable:

 El satanismo generalizado practicado en todas las clases. Satanismo que puede ser consciente o inconsciente.

 Consciente es en aquellos que participan de sectas y rituales satánicos, inconsciente es de quienes viven la doctrina, del adversario sin saberlo, o sea, quienes se dedican a la egolatría, se creen dioses y le rinden culto a su imagen-personalidad, incluso sosteniendo a la vez que creen en Dios y hasta practicando religión.
 Considerar como se ha difundido y generalizado realizar celebraciones satánicas como los carnavales, halloween, wallpurig, equinoccios, etc.; considerar también los artistas populares que son satánicos y sus mismos festivales, recitales, show, son aquelarres.


Acá encuentra la cuestión de estos tiempos:

 La clase alta no va a salir de su racionalismo porque les parece que es prestigioso ser inteligente y sin fe, o en todo caso, tener una supuesta fe inteligente apegado a lo racional o dedicarse a aparentes espiritualidades propias de la new age que es espiritismo y ritualismo satánico puro.

 Tampoco la clase baja va a abandonar esa religión sensiblera, popular, voluntarista, apegada al mundo, tercermundista, porque le suena a revolución, lucha por sus derechos, etc., le parece justa y no ve que es una religión utilitaria inventada para destruir la religión y la sociedad, o sea, como siempre, las clases bajas son usadas pero nunca beneficiadas.

 La que tiene que moverse es la clase media, es decir, es la que debe dejar de lamentarse por sí misma, dejar de apegarse al mundo y dejar de apegarse a la religión que ha sido tomada por el adversario y por sus siervos en el mundo.

 Va a tener que moverse para buscar a Dios verdaderamente, para colaborar con la Segunda Venida del Señor, de lo contrario, perderá su Fe aun cuado diga tenerla y crea defenderla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario