lunes, 1 de diciembre de 2014

ALGUNAS COSAS CAMBIARÁN



ALGUNAS COSAS CAMBIARÁN


A) Con la caída de la reina infernal al servicio del imperio mundial, los Mártires que ella creó son liberados espiritualmente de los tormentos y aliviados terrenalmente.

 A nivel espiritual se sentirá la libertad, dejarán de padecer y terrenalmente también habrá un alivio.

 Los presos y perseguidos políticos por este régimen infernal, libraron una batalla, verdadero combate espiritual, fueron asediados por los demonios, por las almas perdidas de los guerrilleros, de los traidores a la Patria que murieron.

 Esas almas perdidas, condenadas, demoníacas, continuaron sus obras desde las tinieblas, aquello que hicieron en tierra, lo hicieron en espíritu, pero fueron derrotadas por los sacrificios, penas, sufrimientos y perseverancia en la Fe de quienes amaron a Dios y a la Patria inmolándose y sacrificando totalmente su vida con heroísmo propio de verdaderos hijos de esta tierra.

B) Ahora la tinieblas recaen sobre los que fueron agraciados del régimen, los socios-cómplices que robaron para la corona, esos traidores a Dios y a la Patria.

 Cayendo la reina, como en el juego de ajedrez, comienzan las desgracias porque ella dispone del poder del rey, y toda la corte queda indefensa, desprotegida, desorganizada, sin fuerzas.

 Las tinieblas recaen sobre quienes fuero socios-cómplices del régimen, y también sobre los peones-esclavos.

 Tanto su corte infernal como sus peones sufrirán las desgracias, penas, padecimientos que hasta ahora estaban reservados para los Mártires de este régimen satánico-masónico al servicio de la corona inglesa.

 Los peones son y serán esclavos, fueron usados y ahora descartados, abandonados, traicionados, ahora conocerán lo que su reina es capaz de hacer.

 Son tontos, están privados de razón, por un sueldo miserable de esclavitud pensaron como debían hacerlo y obraron como debían hacerlo, ahora se encaminan a ser sacrificados definitivamente.

 Serán consagrados totalmente a las tinieblas, incluso, como peones, sacrificados, lo que se dice, ‘carne de cañón’.

 Siempre fueron tratados como animales de corral, esclavos confinados a su miseria material, intelectual y moral, nunca los han sacado de su abismo, solo les tiraron migajas para usarlos, amaestrarlos, ahora, los sacrificarán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario