sábado, 3 de enero de 2015

GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (V)



GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (V)


1.- ¿DICEN QUE SON INTELIGENTES?

2.- SON EMANACIONES DEL INFIERNO

3.- ¿Y EL MILAGRO EN ARGENTINA?

4.- LA IGLESIA Y EL MISTERIO DE LA BESTIA DE LOS DOS CUERNOS

5.- NO HAN MADURADO AUNQUE HAYAN PROGRESADO

6.- PROGRESAN, PERO INVOLUCIONAN

7.- PROGRESO INTELECTUAL, NO ESPIRITUAL


GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (I):

GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (II):

GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (III):

GUERRA ESPIRITUAL, FILOSÓFICA, SOCIAL, CULTURAL Y PSICOLÓGICA (IV):

GUERRA ESPIRITUAL-SOCIO-CULTURAL DE TRANSFORMACIÓN:


1.- ¿DICEN QUE SON INTELIGENTES?

 No amamos a Dios ni lo valoramos, estamos demasiado enterrados-encerrados en nosotros mismos, nos hundimos-sumergimos en la nada que somos adorándonos y construyendo un ídolo de orgullo al que adoramos, servimos, y del que terminamos convirtiéndonos en esclavos.

 Como no valoramos a Dios, no lo amamos, como no lo amamos, tampoco lo valoramos debidamente, y así es como pretendemos hacer una vida aparte de Él, como si no existiera, como si no importara si existe o no.

 Nos dejamos seducir como prostitutas por la serpiente infernal, queremos creer que somos dioses, reyes, queremos creernos importantes, altos, distinguidos, superiores, y no somos mas que unos idiotas que deliran de soberbia mientras siguen alimentando su ego, mientras que continúan satisfaciendo el abismo miserable de su ser desamorado, orgulloso e inútil.

 ¿De qué estamos orgullosos?, ¿De prescindir de Dios?, ¿De renegar de Él?, ¿De convertirnos en bestias inmundas y depravadas mas semejantes a demonios que a humanos?, ¡y todavía decimos que somos inteligentes?.

 Considerar que puede haber inteligencia en almas corruptas, inmundas, depravadas, que chorrean inmundicia infernal, que apestan de soberbia y deliran de orgullo, no es algo que se contradiga u oponga, pero no por eso dejan de ser esas almas repugnantes, abominables, inmundas y semejantes a demonios.

 Considerar que muchos demonios son inteligentes, incluso mas inteligentes que muchas almas y que todas las almas juntas, pero siguen siendo demonios.

 Hoy en día la estulticia humana pretende justificar todo vicio, toda inmundicia, la mas abominable corrupción con una máscara de inteligencia, negando que esas almas sean repugnantes, abominables, ególatras, infernales, semejantes a demonios.

 Que se adoren a sí esas cerdas no significa que debemos adorarlas.

 Considerar que la inteligencia sin humildad, sin amor a Dios, sin obediencia a Él, convierte a las almas en demonios, son inmundas, depravadas, corruptas, perversas, corruptas, condenables, abominables.

 Comprender que esas almas que se vanaglorian de ser muy inteligentes y que se convierten en cerdas repugnantes que deliran de soberbia, ególatras caprichosas que buscan con astucia hacer cuanto se les antoja, se terminan condenando.

 En su pretendida inteligencia, en su inmunda soberbia, no pueden comprender que son simples e inmundas criaturas y que Dios Es El Juez.

 Es mas, son tan inteligentes y no son capaces de comprender que solo Dios Es Dios y que ellas son solo cerdas inmundas y depravadas que quieren evadirse de la realidad, entonces, no son inteligentes, son unas estúpidas que quieren justificar sus vicios inmundos diciendo que son inteligentes.


2.- SON EMANACIONES DEL INFIERNO

 Cada uno se encierra en sí mismo, se adora, adula a sí mismo, se dice las mentiras que desea escuchar, se olvida de Dios, reniega de Él, se dedica a satisfacerse en su ego hasta reventar.

 Cada uno hace absolutamente lo que se le ocurre, cuando y como se le viene en ganas, y así es como demuestran las almas que son abominables, repugnantes, semejantes a demonios.

 Son cerdas inmundas depravadas que se desesperan por ser adoradas, unas ególatras infernales semejantes a demonios que se desesperan por lograr aceptación, reconocimiento, ser tomadas en cuenta, por evitar un desprecio.

 No hacen mas que pensar en sí mismas, se hunden-encierran en sí olvidándose por completo de Dios y apartándose de la realidad, porque en el abismo de su ego repugnante, se consideran diosas y reinas a sí mismas.

 Considerándose diosas y reinas, hacen absolutamente lo que se les viene en ganas, no respetan a nada ni a nadie, al contrario, se especializan en desafiar, provocar y corromperse buscando límites para romperlos.

 Después dicen que es ‘liberación’, lo que en realidad es una expresión abominable de rebeldía caprichosa odiosa y resentida partida del infierno.

 Como los mismos demonios desafían, cuestionan, critican, se quejan, lamentan y solo piensan en sí. Cuando se quejan y lamentan es porque no consiguen verse satisfechas, porque no obtienen saciedad para su ego infernal, son cerdas depravadas y corruptas cuya satisfacción consiste en escupir veneno.

 Han llegado a corromperse de tal manera que tienen una abominable semejanza con demonios y su gusto se encuentra en vomitar maldad, realizar destrozos, causar ruina.

 Son la encarnación de la corrupción, algo abominable, repugnante, deplorable, condenable, son un vómito infernal salido solo para aniquilar, estropear, destruir, corromper, para echar a tierra todo lo bueno haciéndolo desaparecer.

 Como son la encarnación de la corrupción abominable infernal, también son resentimiento, de ahí que se desesperen por destruir, arruinar, estropear, corromper, hacer padecer y por suprimir la vida mientras que se procuran alguna satisfacción, aunque siempre su gusto sádico es provocar dolor, hacer padecer, disfrutar con el sufrimiento que generan.

 Son emanaciones del infierno, han dejado de ser almas para convertirse en expresiones claras del abismo, con astucia, perversidad y suma maldad van demoliendo todo, arruinando, corrompiendo, estropeando, destruyendo, convirtiendo todo en un infierno.

 Instauran la muerte, el reinado infernal, hacen prevalecer las tinieblas y arruinan la creación de Dios al servicio de satanás y la muerte eterna.


3.- ¿Y EL MILAGRO EN ARGENTINA?


I.- CORRUPCIÓN EN LA ADMINISTRACIÓN:

 Si hubiese un funcionario público honesto hoy, se le debería hacer un monumento.

 En los tres niveles de la administración publica, nacional, provincial y municipal, así como en las tres funciones ejecutiva, legislativa y judicial, no hay funcionario que no sea delincuente.

 O bien ya son delincuentes y por ello con astucia, perversidad y movidos por ambición acceden al cargo público, o bien se corrompen en el camino, o bien al acceder al puesto.

 Esto es grave porque estas personas no son movidas por un espíritu bueno, no desean servir a Dios y a la Patria, no trabajan para engrandecer la Nación, no sirven al estado.

 Solo se dedican a esparcir la corrupción de la que se han convertido en fuentes, escupen el veneno infernal deformando, arruinando, estropeando, demoliendo, etc., todo cuanto tocan o ponen bajo su dominio, poder, autoridad.

 Desvían todo de sus fines, sacan todo de quicio, convierten la función pública en una sede de negocios infernales donde se dedican a tratar con mafias constituyéndose en la mafia pública.

 Es imposible de ponderar debidamente la corrupción abominable que se ha extendido en esta inmundicia que llamamos ‘democracia’ que solo hizo avanzar a bandas de delincuentes al servicio secreto de su majestad para corromper, arruinar y destruir desde adentro al Estado y la Nación postrándonos a los intereses de inglaterra y la masonería.


II.- NO SOLO ES CORRUPCIÓN EN LA ADMINISTRACIÓN:

 Pero también es imposible de medir la corrupción abominables de las almas en general que han gustado de corromperse, arruinarse, degradarse, estropearse, volverse abominables, infernales y hasta semejantes a demonios o peores aun.

 Así como la administración pública en sus tres niveles convierte las oficinas y despachos en cuevas de delincuentes, nidos de ratas, de serpientes infernales, las almas mismas de nuestra Patria en su gran mayoría se han dejado corromper, arruinar, deformar, volver abominables.

 Considerar que esta escrito desde antiguo que cada pueblo tiene las autoridades que merece, si queremos ver-tener algo mejor, vamos a tener que mejorar, porque si el balance general del estado de las almas da negativo, vamos a seguir padeciendo autoridades perversas, infernales, porque no merecemos nada mejor.


III.- PARA VER EL MILAGRO:

 No vamos a ver un milagro, no va a cambiar la autoridad nefasta que impera y que dispone del poder tiránicamente escupiendo mentiras y fingiendo que es democrática, el milagro vamos a tener que hacerlo nosotros reformándonos, encaminándonos, purificándonos, evolucionando, creciendo, madurando, dejando la estulticia abominable infernal que gestamos en la inmunda egolatría que practicamos.

 Hay muchos que dicen tener fe, adorar a Dios, se presentan como almas piadosas, pero jamás han levantado su cabeza, no han discernido la Voluntad de Dios y no han dejado de satisfacer su ego, el abismo mismo del vacío de Dios que llevan adentro.

 Debe haber una evolución espiritual real para que haya un cambio material o terrenal real, de lo contrario no veremos otra cosa mas que tinieblas, y en éstas, reyecitos tiranos haciéndose adorar y servir como dioses reduciéndonos a un estado deplorable semejante a la edad media.

 Esto significa que el presidente va a ser un rey sometido al emperador mundial, luego provincias y municipios serán territorios administrados feudalmente, vasallos del rey y de su inmunda corte de ministros no menos infernales, instaurándose una clase rica dominante y todo organizado en corporaciones corruptas que hacen negocios con el presidente que se considera a sí estado-dios-rey.


4.- LA IGLESIA Y EL MISTERIO DE LA BESTIA DE LOS DOS CUERNOS


I.- DISPUTA DE SECTAS DENTRO DE LA IGLESIA

 Muchas personas recurren a la iglesia por costumbre o por suponer que debe ser un lugar donde se encuentre a Dios, sin embargo, es parte del gran circo mundial, de la gran estafa, del gran engaño, de la gran mentira.

 La iglesia ha sido tomada como cualquier organización, nación, institución y se halla bajo el imperio mundial, responde a los intereses, ambiciones, deseos y caprichos de la masonería y de inglaterra.

 Considerar que el ya corrupto y nefasto papa ratzinger fue depuesto por una revolución o ‘primavera’ y que se formó un gobierno revolucionario que no reside en el palacio apostólico siquiera, que se ha instalado en un hotel.

 Considerar que la renuncia del papa corrupto anterior no fue válida, cometió tres errores de latinidad en el documento, cosa que lo convierten en nulo, es decir, lo privan de producir efectos, ergo, continúa siendo un papa legítimo, corrupto e inútil, olvidado de Dios, pero legítimamente elegido en su momento.

 De esos tres errores de latinidad que convierten el instrumento de renuncia en nulo fueron solo subsanados dos en la lectura que hizo, y el subsanarlos verbalmente vale como corrección, pero uno no fue subsanado y por ello el documento continúa viciado de nulidad absoluta y privado de producir efectos.

 Esto desde el punto de vista legal, pero desde un punto de vista mas político, considerar que la secta revolucionaria que ha realizado su ‘primavera’ o ‘revolución de color’, es una secta masónica, los jesuitas, obligaron renunciar al papa anterior simplemente exponiendo sus hechos de corrupción.

 Desde el punto de vista espiritual considerar que tanto el ala mas tradicional de la iglesia tiene su papa, ratzinger y el ala mas modernista, tercermundista, progresista, el ala izquierda, tiene su papa, bergoglio.

 Ambas sectas se disputan el poder, los negocios, pero ninguna se ocupa de Dios, por supuesto, son sectas, no sirven a Dios, aunque hablen de Dios sirven a satanás.

 Las dos sectas se encuentran enterradas en el mundo, olvidadas de Dios, jamás han discernido la Voluntad de Dios y jamás lo han servido, solo se han dedicado a negocios terrenos, mundanos, convirtiendo a la iglesia en una empresa mas, una corporación transnacional, una institución mas en el gran circo mundial.


II.- LA BESTIA DE DOS CUERNOS

 El olvido de Dios, el reniego contra Su Voluntad, el dedicarse al mundo es lo que provoca que las almas se pierdan, corrompan, envicien, deformen y terminen convirtiéndose en semejantes a demonios. Cuando organizaciones, religiones, instituciones, etc., obran de la misma manera, también se corrompen, pervierten, deforman y asemejan a demonios, pero como se trata de algo mas grande, en vez de ser simples demonios pasan a ser bestias.

 Así es como la bestia de la tierra es la iglesia, tiene dos cuernos que son los dos papas que coexisten exponiendo su división interior que es fruto de su separación de Dios.

 También simbolizan esos dos cuernos las dos traiciones a Dios de la religión, la cometida por la religión del antiguo testamento y la cometida por la religión del nuevo testamento.

 También simbolizan las dos naturalezas que debía tener la iglesia a imagen y semejanza del Señor, pero que, habiéndose separado de Él y habiéndolo traicionado para convertirse en heredera de judas y continuadora de su obra, se convierten en dos naturalezas infernales.

 Desde el punto de vista místico el papa debería ser santo, la persona mas espiritual, santa y semejante a Dios, debe recibir el Espíritu del Señor y a imagen y semejanza suya tener una naturaleza humana y una naturaleza divina. La cuestión es que el papa es un ególatra infernal, por ello tiene una naturaleza humana corrupta que apesta y rebalsa de orgullo mientras finge una abominable humildad que el mundo celebra y tiene una naturaleza infernal ególatra que lo convierte en un verdadero abismo infernal y fuente de oscuridad y tinieblas, “El trono de la bestia se convirtió en tinieblas”, dice el Apocalipsis al respecto.


5.- NO HAN MADURADO AUNQUE HAYAN PROGRESADO

 Quieren las almas pasar sobre la faz de la tierra como abominables demonios dedicadas a la inmunda egolatría narcisista infernal, empeñadas en saciar su ego, conformar su orgullo y satisfacer vicios.

 Quieren deformarse, corromperse, satisfacerse en el ego, conformar vicios y saciar sus ambiciones, desean internarse en tinieblas hasta pudrirse en vida, deformarse y asemejarse a demonios.

 Verdaderamente desean pasar por la tierra perdiendo el escaso tiempo que tienen empeñándose en corromperse, arruinarse y volverse abominables.

 Desean creer que son diosas, reinas, exigen ser adoradas, servidas, obedecidas, demostrando de esta manera que son ególatras infantiles, verdaderamente inmaduras que no han amado ni quieren hacerlo, razón por la que no crecen, no progresan, no evolucionan.

 Quieren creer que evolucionar, progresar es lograr adelantos tecnológicos, pero por mas tecnología que haya las personas continúan evolucionando, creciendo y madurando cuando aman, y no a cualquiera ni a cualquier cosa, sino a Dios.

 Como no aman a Dios, ni les interesa, quedan inmaduras, sin progresar, son como una semilla sin germinar, por ello es que se pudren en vida convirtiéndose a sí mismas en descartes abominables.

 Se envuelven con orgullo, quieren creer que no necesitan de Dios, que no les hace falta, y esto porque tienen miedo, porque no pueden controlarlo, someterlo, ponerlo a su disposición.

 Se hunden-encierran en sí dedicándose a la egolatría, no adoran a Dios, se convierten a sí mismas en diosas, luego, quedan limitadas a su mundo egoísta, miserable, reducido, corrupto y abominable dominadas por el miedo, sometidas por esas tinieblas en las que se pudren.

 Como están vacías, desoladas, sin Dios, consumiendo su propia vida hasta autodestruirse, son presas del terror, su orgullo es su miedo, su preocupación, ese obsesivo pensar en sí que las vuelve en cerdas ególatras desesperadas por lograr aceptación, reconocimiento, adoración.

 Olvidadas de Dios, dedicadas a adorarse y a hacerse adorar, se cubren de tinieblas, se ahogan en la propia miseria, se dejan dominar por el miedo para acabar por convertirse en histéricas infernales desesperadas por imponerse, prevalecer, reinar, dominar, imperar, etc.

 Se deforman a imagen y semejanza de demonios, pero en su delirio orgulloso sostienen que son perfectas, diosas, reinas.

 Su misma fragilidad, debilidad, inconsistencia las domina, somete, vence, aplasta, socava y termina hundiéndolas mas aun en tinieblas, en su propio vacío abominable, en ese olvido y negación de Dios.

 Aunque pasen los años, aunque progresen tecnológicamente, aunque logren títulos de grado, académicos, doctorados, las personas continúan siendo inmaduras e involucionadas porque no han amado a Dios ni les interesa hacerlo, solo son ególatras infantiles que se desesperan por demostrar autosuficiencia para lograr adoración, atención, admiración.


6.- PROGRESAN, PERO INVOLUCIONAN

 Una persona puede ser inteligente, perseverante, persistente, caprichosa, etc., y lograr un título, adquirir por derecha o izquierda, un título habilitante para ejercer una profesión, pero esto no significa que haya crecido, evolucionado, madurado.

 La maduración se produce cuando aprende a salir de sí misma, cuando deja de adorarse, de practicar la egolatría y comienza a amar y a adorar a Dios, cuando deja de obedecer impulsos, antojos, ambiciones y vicios para comenzar a obedecer a Dios.

 Esto hay muchas personas que no lo hacen, no lo logran, y por ello es que no evolucionan, no maduran, no progresan, pueden lograr un progreso en el aspecto profesional, pero personalmente son víboras, bestias, serpientes infernales, verdaderos demonios abominables.

 Esto que sucede con las personas, sucede con grupos de éstas, así es como organizaciones, instituciones, asociaciones, países, naciones, religiones, regiones, el mundo mismo, puede progresar en el aspecto tecnológico, profesional, personal, pero no así en lo espiritual, y por ello, no madurar, no evolucionar.

 Cuando una persona no madura, no progresa, no crece, no evoluciona, termina involucionando, corrompiéndose, arruinándose, estropeándose. Con las naciones sucede lo mismo, pueden progresar económicamente, pero no como naciones, no espiritual y moralmente, involucionando, degradándose, corrompiéndose, estropeándose, internándose en tinieblas por ello.

 Hoy en día todo se halla trastocado, corrompido, deformado, arruinado, dado vuelta, los linajes satánicos han tomado el poder mundial, han sometido a las naciones y a las religiones haciendo girar el mundo al revés, todo gira en el olvido y la negación de Dios, todo apunta a la egolatría narcisista infernal.

 Incluso hasta en las religiones se adora a satanás porque hay sectas surgidas en éstas y otras infiltradas que se dedican a adorar al cerdo infernal.

 También adoran al cerdo infernal, satanás, cuando se dedican a la egolatría, los vicios, las ambiciones, los vicios, las perversiones, así como cuando se adora al ‘yo’.

 Observar que las doctrinas satánicas adoran al ‘yo’ y propugnan la exaltación del hombre como medio para imponer el olvido y la negación de Dios, para que cada uno se hunda en sí mismo y se dedique a la egolatría narcisista infernal volviéndose orgullosamente rebelde, para que las almas se sientan satisfechas de renegar de Dios.

 Se dedican las personas a exaltar al ‘yo’, construyen una imagen falsa de sí, se vuelven semejantes a demonios, se encierran-aíslan en su miseria y se dicen las mentiras que desean escuchar.

 Se convierten en ególatras, narcisistas, delirantes de soberbia, se extravían, desvarían, se aíslan-encierran en una fantasía evadiéndose de la realidad.

 Están cultivando el árbol de la ciencia del bien y del mal, o sea, se dedican a la rebeldía contra Dios, porque juzgan por sí y desde su miseria e ignorancia lo que es bueno y lo que es malo empeñándose en satisfacerse, saciarse, enviciarse, corrompiéndose hasta pudrirse en vida, deformándose a imagen y semejanza de los demonios.

 En definitiva, progresan, pero involucionan porque no han progresado mas que externa y terrenamente, espiritualmente han involucionado, son semejantes a demonios, ególatras, narcisistas, viciosas, corruptas, abominables.


7.- PROGRESO INTELECTUAL, NO ESPIRITUAL

 Lo que no valoramos, lo perdemos, y no nos importa que sea así. Desgraciadamente no hemos valorado la Fe y por ello es que la hemos perdido y perdiéndola, hemos perdido a Dios, y perdiéndolo, nos hemos perdido, razón por la que nos hallamos internados en tinieblas y sometidos a los demonios padeciendo la muerte eterna.

 Nos dejamos dominar por el miedo, vencer por la debilidad, no hacemos mas que pensar en nosotros mismos, por ello es que nos hundimos, encerramos, abismamos y enterramos en tinieblas olvidándonos de Dios y llegando a renegar de Él.

 Hoy en día se enseña que el progreso intelectual es progreso espiritual, nada mas alejado, así es como ha logrado satanás imponer la mentira y es de esta manera como obtuvo que las almas se olviden de Dios, convirtiéndose en ególatras narcisista infernales y sintiéndose orgullosas, completamente satisfechas de esa corrupción espiritual.

 El progreso intelectual es una cosa y el progreso espiritual es otra. Lo ideal sería que ambos ocurrieran de la mano, pero esto no sucede y así es como satanás puede imponer cualquier mentira como verdad, y justamente, son las almas que se jactan mas de inteligentes las que creen primeras esas mentiras hasta convertirse en propagadoras.

 El progreso espiritual sucede cuando las almas salen de sí mismas para buscar a Dios, discernir Su Voluntad y obedecerlo siguiéndolo-sirviéndolo, prefiriéndolo, negándose a sí, colaborando en Que Se haga-Reine-Triunfe Su Voluntad.

 Si hay un verdadero progreso espiritual, se produce también un verdadero progreso intelectual porque el alma es iluminada por Dios y Él mismo la instruye o guía mientras adquiere conocimientos en el mundo y hasta los amplía y les da mas claridad, profundidad y simplicidad.

 El problema es que las almas estudian alguna doctrina y quieren creer que son espirituales, se enfundan de orgullo, se envuelven en tinieblas y repiten lo que han aprendido o intentan explicarlo enredando y confundiendo con sobreabundantes palabras que solo acaban expresando su oscuridad, su real olvido de Dios y negación de Él, la egolatría en la que se hallan postradas.

 La realidad es simple, tienen miedo, se preocupan por sí, se entierran-encierran en el abismo de su ser miserable, se dan una personalidad falsa, se adoran, se vuelven orgullosas y se hacen adorar olvidándose de Dios, esforzándose por convencerse de que no lo necesitan simplemente porque no lo pueden dominar, someter y poner a su disposición.

 Después, caprichosas, ególatras, viciosas y corruptas quieren, exigen e imponen que sus delirios de orgullo y erráticas deformaciones y excentricidades infernales sean tenidas por cosas buenas, de manera que se vuelven resentidas odiosas que exigen adoración para su abominable deformidad que no hace mas que expresar su olvido y negación de Dios.

 Deberían dejar las excusas de lado y empezar a moverse, comenzar a buscar a Dios, discernir Su Voluntad y obedecerlo amándolo de esta manera verdaderamente porque, por mas que estudien algo sobre Dios, van a seguir aparte de Él y sin verlo porque son rebeldes, ególatras y se hallan encerradas en sí mismas.

 Solo la aceptación de la Voluntad de Dios y la entrega a Él por medio de ésta, es lo que produce la unión con Dios, lo que obtiene que Dios Viva en el alma y que ésta tenga Vida Eterna, Verdadera, pura, santa.

 Solo obedeciendo a Dios en Su Voluntad es como se lo ama verdaderamente, y solo así es como se sale realmente de sí abandonando el abismo de egolatría narcisista infernal que es lo que convierte a las almas en semejantes a demonios.

 Como hemos abandonado la verdadera fe y no hemos amado a Dios, nos hemos hundido en nosotros mismos, ahí creció el miedo y pretendiendo liberarnos de éste nos hemos dedicado a adorarnos y a hacernos adorar-servir-obedecer. Así es como nos hemos convertido en ególatras deformándonos como demonios y de esta manera es como hemos quedado aparte de Dios, olvidados de Él y ajenos a la realidad.

 Así es como hemos llegado a tenernos solo a nosotros mismos y un montón de vicios e inmundicias en el abismo de egolatría en el que nos hemos olvidado de Dios para dedicarnos a generar orgullo delirante, para mentirnos y engañarnos tratando de convencernos de que somos dioses no queriendo ver que ese es el camino por el que nos perderemos para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario