viernes, 26 de junio de 2015

AVISO, MILAGRO Y CASTIGO, CONSIDERAR ESTA EXPERIENCIA



AVISO, MILAGRO Y CASTIGO, CONSIDERAR ESTA EXPERIENCIA


1.- El golpe que nos toca padecer es siempre proporcional al orgullo, es tan fuerte y grande como nuestro orgullo.

2.- Es un tropiezo, pero también es una trampa, la última y definitiva en la que quiere hacernos caer el adversario para atraparnos y convertirnos en esclavos suyos ahora y para siempre.

3.- A la vez, Dios lo permite para que seamos probados, y en la prueba, purificados, santificados, espiritualizados, liberados, pero solo si la pasamos y perseveramos en la Divina Voluntad.

4.- El enemigo mismo quiere el golpe como trampa, porque golpea el orgullo para que nos desesperemos defendiéndolo, para que nos demos por derrotados habiéndolo perdido, etc., según el caso.

5.- La cuestión es que en esencia persigue que andemos preocupados por nosotros mismos, dedicados a nuestro ego-orgullo tratando de satisfacerlo y empeñándonos en defenderlo.

6.- Así es como nos olvidamos de Dios y esto puede suceder aun cuando hablemos de Él todo el tiempo, porque le prestamos mas atención al orgullo y satisfacemos mas al ego que la atención que le dedicamos a Dios y el servicio que le damos a Él.

7.- Es también un tropiezo con la propia incapacidad porque vamos delirando de orgullo por el mundo queriendo creer que somos grandes, dioses, omnipotentes, autosuficientes, etc., y a la vez tratamos de demostrar tales mentiras.

8.- Perdidos en ese inútil divagar en tinieblas tropezamos con una dificultad imposible de sortear, un problema que no podemos resolver, y el delirio orgulloso se desvanece, la ilusión desaparece, vemos realmente lo que somos, comprendemos la incapacidad e inutilidad real que somos.

9.- Ahí vemos lo que somos, tenemos, podemos, sabemos, etc., comprobamos a golpes duros de realidad la nada inútil y miserable que somos, la nada viciosa y corrupta en la que nos hemos convertido.

10.- Ahí es donde los demonios quieren enloquecernos, nos asedian, golpean, humillan, persiguen, maltratan, algunos se echan encima, etc., queriéndonos arrastrar a las tinieblas, perder en el abismo, imponer completamente el olvido de Dios y la negación de Él.

11.- Lo que debe caer es el orgullo, lo que tiene que desvanecerse por completo es el delirio orgulloso, la fantasía, ese inútil creer y querer hacer creer que somos dioses, omnipotentes, autosuficientes, etc., mientras esto no suceda, seguiremos padeciendo golpes de realidad, azotes o castigos de los enemigos espirituales y continuaremos en el mas horrendo vacío sufriendo la ausencia de Dios, o sea, un infierno en vida.

12.- En principio es un Gran Aviso, y si nos convertimos admitiendo la necesidad de Dios, deponiendo el orgullo, volviendo a Él, abandonando los malos caminos, se convierte en un Gran Milagro, pero si continuamos renegando y prescindiendo de Dios dedicándonos a defender el orgullo, terminamos convirtiéndolo en un Gran Castigo, una desgracia irreversible que nos arrastra a las tinieblas y condena en el infierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario