viernes, 7 de agosto de 2015

ASÍ SE CUMPLE LA JUSTICIA DE DIOS



ASÍ SE CUMPLE LA JUSTICIA DE DIOS


 Al demostrar las almas su ingratitud ponen en evidencia su indignidad para acceder a la herencia, pera recibir la Bendición de Dios, la Vida Eterna, o sea, Su Espíritu-Vida-Presencia-Reino en ellas.

 Antes de realizar Su Don El Señor siempre prueba, porque en la prueba predispone los corazones limpiándolos, purificándolos, para recibir el Don Eterno.

 También prueba porque de esta manera separa y los que no son dignos, no pueden recibir Su Don, se quedan con el templo vacío, con un abismo de orgullo y egolatría que arde en su interior, y por ello es que demandan, exigen, imponen ser adorados, vistos, reconocidos, aceptados.

 Dios quiere actualizar Pentecostés, quiere derramar Su Espíritu sobre cualquier mortal como esta escrito, pero no es un Don cualquiera que eche como el sembrador la semilla indiscriminadamente.

 El Don precioso de Dios, Él mismo, Su Espíritu Santo, no entra en las almas que no se acondicionaron, prepararon, que no se limpiaron-purificaron. Considerar que en el Primer Paso del Señor por el mundo, primero Él preparó los corazones, luego vino El Espíritu Santo.

 Así es como en estos tiempos ha probado a las almas dándoles la oportunidad de corregirse, purgar sus vicios, purificarse.

 Son muchas las que actualizaron el pecado del que fue el pueblo elegido del antiguo testamento, o sea, rechazaron la intervención de Dios en su vida, despreciaron el Don primero de Dios donde Él quería limpiarlas, corregirlas, salvarlas del abismo de su egolatría.

 Como sucedió en el Primer Paso del Señor, son pocas las almas que han elegido al Señor, lo han recibido en su casa-vida-corazón, las que se dejaron corregir, purgar, purificar.

 Éstas que hicieron el debido trabajo interior son las que reciben el Espíritu Santo, porque las impuras son golpeadas por El Espíritu, están cerradas y sucias, el viento no entra en ellas.

 Así se cumple la Justicia Divina, quienes recibieron al Que Es El Enviado de Dios, tienen el Espíritu de Dios, quienes no, se quedan derribados de sus tronos de orgullo sufriendo tropiezos y humillaciones infernales.

 Esto significa que se comportan como prostituta, las prostitutas de satanás, lo siguen en sus caprichos, lo sirven en sus inmundicias y destruyen la creación corrompiéndola a su servicio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario