domingo, 30 de agosto de 2015

MISERIA, TERCERA SEÑAL. INTERPRETANDO LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS



MISERIA, TERCERA SEÑAL. INTERPRETANDO LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS


 La verdadera liberación del peso destructivo de la culpa se produce por medio del perdón. La falsa liberación de la culpa se produce por la acusación.

 El cerdo ególatra narcisista infernal, el miserable desamorado que solo y siempre piensa en sí mismo, siempre se considera inocente, se libera falsamente de la culpa acusando a otros, responsabilizándolos de todo.

 Especialmente responsabiliza a otros de sus desgracias, jamás reconocerá que se las ha provocado.

 Odia, aborrece, desprecia y es lógico, todo el amor se lo tributa a sí mismo, lo dedica a adorarse a sí mismo perdiendo la capacidad de amar a otros.

 Ególatra centrado en sí, caprichoso miserable, odia, aborrece y desprecia a todos, finge que se interesa por otros cuando en realidad busca la manera de aprovecharse de ellos.

 No lo ve como algo malo, sino que considera que es justo, debido, necesario, se siente orgulloso de humillar, someter, doblega, usar y despreciar.

 Es un delirante de orgullo perverso infernal, se alegra en la maldad, disfruta haciendo padecer porque alimenta su ego, se siente orgulloso y se cree grande.

 Es un psicópata, es peligroso para sí mismo y para terceros, pero desgraciadamente esta manera de ser y hacer se ha vuelto común, se ha generalizado y es lo que sobreabunda para ruina de la humanidad.

 Tanto en el mundo como en las religiones las almas son así orgullosamente perversas, satisfechas de sí, se alegran en no amar y en adorarse a sí mismas.

 Solo se dedican a la maldad, perversidad, a las obras infernales, por ello es que se degeneran, estropean, arruinan, convirtiéndose en abominables perversas infernales sumamente iguales a demonios e incluso hasta peores.

 La cuestión es que este camino termina de una sola manera, mal, y esto significa que las almas ególatras, delirantes de orgullo, desamoradas, miserables, ambiciosas respecto de las cosas en el mundo, chocan y chocarán hasta autodestruirse.

 Ni siquiera les interesa la ruina y desgracia que provocan, solo miran lo que quieren para satisfacer su ego, conformar su orgullo, vomitar le veneno que arde en sus entrañas miserables.

 En sus delirios ciegos de orgullo y perversidad siempre consideran que la culpa es ajena, jamás van a aceptar que solos se han provocado la ruina que les cae encima, ese desmoronarse de su mundo miserable, torre de babel, cúmulo de perversidades infernales que acumularon.

 La tercera señal es la miseria, miseria espiritual al renegar y prescindir de Dios dedicándose cada uno a sí mismo, a satisfacer su ego y a vivir en, por y para el mundo.

 Es ese egoísmo, narcisismo, desamor, ese sentirse orgulloso cada uno de renegar y de prescindir de Dios dedicándose a hacerse adorar, empeñándose en satisfacer su ego y conformar cuantos vicios fermentan en ese abismo.

 Es esa perversidad delirante de orgullo en la que cada uno se siente en su derecho y cree que es debido odiar, aborrecer, oprimir, someter y esclavizar a otros.

 Es el desamor generalizado en el que las personas consideran que es justo, bueno, conveniente, debido, necesario no hacer mas que satisfacerse en el ego, en vicios, ambiciones, caprichos.

 Esto se encuentra mencionado en el Apocalipsis, es el tercer sello abierto por el cordero donde un cabalo negro surge llamado por el tercer ser viviente.

 En definitiva, es miseria espiritual, moral, intelectual, material, etc., y su consecuencia, odio, furia, caprichos, ambiciones, perversidades, corrupciones, etc.

 Así es como cada uno tratará de satisfacer el abismo de ausencia de Dios que ha engendrado haciéndose adorar, satisfacer en el ego, en lo espiritual y terrenal con desesperación.

 Eso solo provoca ruina y autodestrucción porque el vacío de Dios no se llena y quien conforma su ego lo alimenta y éste crece, de manera que a cada instante necesita mas satisfacción.

 En su desesperación por llenar el vacío se imponen odiosa y perversa, obsesiva e histéricamente las almas unas a otras exigiendo saciedad, adoración, satisfacción para sus caprichos, ambiciones, etc., se exigen mutuamente lo mismo que están negándose a dar.

LLUVIAS, PRIMERA SEÑAL. INTERPRETANDO LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS:

VIOLENCIA, SEGUNDA SEÑAL. INTERPRETANDO LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS:

ELECCIONES, LA TABLADA, INVASIONES INGLESAS:

KIRCHNERISMO, TERMINARÁ DE PERDER SU MÁSCARA:

EL IMPERIO BRITÁNICO MUNDIAL = NUEVO ORDEN MUNDIAL:

HAN DADO UN GOLPE DE ESTADO EN NUESTRAS NARICES:

LA GUERRILLA EN EL PODER, ¿NO LO VEN?:

SE VIENE LA “DEMOCRACIA” DE ‘LA CÁMPORA’:

¿LA CÁMPORA ES UNA SECTA?:

No hay comentarios:

Publicar un comentario