sábado, 5 de septiembre de 2015

AUSENCIA DE DIOS, CUARTA SEÑAL. INTERPRETANDO LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS



AUSENCIA DE DIOS, CUARTA SEÑAL. INTERPRETANDO LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS


 El alma yace en tinieblas revolcándose en el chiquero abominable alejada de Dios, sufre, se retuerce, se mueve arrastrándose.

 El vientre es desgarrado porque se arrastra, no tiene fuerzas para erguirse y caminar, solo puede reptar como la maldita serpiente soberbia-mentirosa en la que se ha convertido.

 A jirones a dejando su ser desgarrado por los vicios abomínales en los que gusta revolcarse con y como demonios.

 Se descompone, cae a pedazos, esta pudriéndose en vida, se desmorona abatida, vencida, cae por su debilidad y por su propio peso.

 Se halla sujeta a muerte, espíritu de muerte eterna, no puede hacer otra cosa mas que padecer los tormentos propios de la ausencia de Dios.

 Oscuridad, tinieblas, dolores internos por la falta de vida, es devorada cruda por la muerte misma, sufre los tormentos propios de estar siendo destrozada, triturada por la muerte cuando aun se halla en vida.

 Se desmorona débil y miedosa. Siente el vacío que la devora por dentro. La vida le es succionada, queda desolada y sufriente.

 A ese lamentable estado interior se le añaden los tormentos exteriores, demonios rondan y castigan, asedian y se echan encima para destrozarla, hacerla padecer, enloquecerla, y también para devorarla, comérsela cruda transformándola en semejante a ellos.

 Es el mas horrible castigo, es la ausencia de Dios, oscuridad espiritual, tinieblas, prevalece la muerte eterna, la reina maldita infernal y las almas no pueden hacer mas que padecer en este desierto que es fruto de la ausencia de Dios.

 Al no haber obedecido a la Voluntad Divina, al no haber seguido al Señor como es debido se ha producido esto y no puede haber otra cosa mas que este abominable vacío, desierto infernal, desolación en el que las almas solo pueden cosechar castigos y desgracias.

 Sufren las almas su propia debilidad, miseria, corrupción, ausencia de Dios, padecen lo que se han provocado al renegar de la Voluntad Divina.

 Es el cuarto sello, se abre, y como siempre, es castigo y bendición a la vez. Castigo para quienes no se convierten, bendición para quienes se corrigen, piden perdón por sus pecados y vuelven a Dios renunciando al orgullo, al amor propio, a los caprichos y ambiciones.

 Es una ausencia de Dios total en la que cada uno queda a merced de lo que es, aquello que engendró, gestó y se dedicó a cultivar. Es vacío, desolación, orgullo delirante, caprichos abominables.

 Esto lleva a que solo haya maldad, vicios, inmundicias, corrupciones y las almas choquen furiosas unas contra otras porque cada uno se mueve encerrado en sus delirios de orgullo. El mundo es como un gran manicomio a cielo abierto.

 Es ausencia de Dios donde las almas se ven como son en sí mismas, están vacías de amor, vida, verdad, luz, buena voluntad, etc., solo tienen las miserias que han elegido ser y tener. Es inevitable que acaben chocando frenéticas, odiosas, resentidas y furiosas unas contra otras.

LLUVIAS, PRIMERA SEÑAL. INTERPRETANDO LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS:

VIOLENCIA, SEGUNDA SEÑAL. INTERPRETANDO LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS:

MISERIA, TERCERA SEÑAL. INTERPRETANDO LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS:

No hay comentarios:

Publicar un comentario