lunes, 18 de enero de 2016

CONTROL MENTAL, LAVADO DE CEREBROS, DETERMINACIÓN DE LA VOLUNTAD



CONTROL MENTAL, LAVADO DE CEREBROS, DETERMINACIÓN DE LA VOLUNTAD


 Las naciones han perdido su independencia, carecen de soberanía real, no tienen voluntad propia, no pueden adoptar sus propias decisiones.

 Solo ejecutan un programa, imponen ‘el modelo’, el modelo del nuevo orden mundial, son colonizadas, se someten, reciben una programación mental a gran escala.

 La programación mental que realizan las sectas con sus miembros es aplicada a gran escala a las naciones, a todos los habitantes.

 Acá es donde se explica la razón de las crisis traumáticas, de la continua crisis que azota a la población de las naciones.

 Por medio de un hecho traumático logran romper y disociar a la persona y ahí por medio de un ritual satánico la asocian, ligan, abrochan, engrampan a demonios.

 Las crisis son hechos traumáticos a gran escala aplicados a todas las personas, a las sociedades, a la población de las naciones.

 Puede tratarse de crisis económicas, financieras, políticas, desastres naturales, o no naturales realizados por tecnología HAARP. Considerar también la utilización de chemtrails y toda la acción de la geoingeniería. Próximamente también considerar lo que se ha conocido como proyecto ‘blue beam’.

 Por medio de estos hechos traumáticos logan destruir las naciones, someterlas, esclavizarlas y programarlas, las convierten en esclavas mentales, trabajan sobre el subconsciente colectivo, sobre el consciente y el supra-consciente.

 Para esto utilizan los medios de comunicación, de información, o mas bien de desinformación que transmiten la verdad oficial que debe ser creída.

 La difusión de la delincuencia común y organizada es necesaria en este ámbito para mantener a la población encerrada, traumatizada, en crisis, preocupada, distraída de la realidad, abstraída en sus miedos.

 Los delincuentes comunes financiados, defendidos y protegidos por ‘el modelo’, se comportan como medio de presión, persecución, sometimiento de las personas.

 Comprender acá la razón por la que en la televisión, el arte, los espectáculos supuestamente culturales, etc., se difunde la corrupción moral, espiritual, intelectual, física, etc.

 Se trata de programar mentalmente a los habitantes convirtiéndolos en ciudadanos cosmopolitas, todos piensan igual, ‘políticamente correcto’, o mejor, ‘mundialmente correcto’.

 En definitiva, lo que hacen es decirle e imponerle a las personas lo que deben creer, como deben pensar y como deben comportarse.

 El lavado de cerebros y control mental para la determinación de la voluntad se inicia desde la mas tierna edad, en los mismos jardines infantiles, ahí se adoctrina y corrompe a los niños por medio de la guerra socio-cultural implantándoles el ser igualitario multicultural inútil corrupto y vicioso infernal, un ser ególatra narcisista miserable totalmente desamorado, orgulloso y asquerosamente soberbio.

 Para comprender bien estas cuestiones deben leerse las obras de Fritz Srpingmeier y G. Orwell.

No hay comentarios:

Publicar un comentario