jueves, 28 de enero de 2016

LOS CARNAVALES SON AQUELARRES Y DESDE EL PUNTO DE VISTA ESPIRITUAL ESTO ES LO QUE REALMENTE SUCEDE



LOS CARNAVALES SON AQUELARRES Y DESDE EL PUNTO DE VISTA ESPIRITUAL ESTO ES LO QUE REALMENTE SUCEDE



8.- SATANISMO GENERALZIADO, CARNAVALES = AQUELARRES

1.- ESPÍRITU INMUNDO ENMASCARADO QUIERE DAR LÁSTIMA PARA OBTENER ADORACIÓN

2.- LUJURIA, POSESOS, CARNAVALES, AQUELARRES

3.- ESPÍRITU INMUNDO HIPNOTIZA Y SEDUCE ALMAS, ABRE LAS PUERTAS A OTROS DEMONIOS

4.- ORGULLO, BRILLO FALSO, ESTRELLA FUGAZ, OSCURIDAD ETERNA, MUERTE ETERNA

5.- EL ANIMADOR DEL AQUELARRE

6.- HASTA LOS NIÑOS SON POSEÍDOS Y/O CORROMPIDOS EN LOS CARNAVALES = AQUELARRES

7.- EL BUFÓN DEL CARNAVAL Y EL RITO DE CONSAGRACIÓN FINAL

9.- CAPÍTULO 11 DEL APOCALIPSIS


………………………………………………………………….


8.- SATANISMO GENERALZIADO, CARNAVALES = AQUELARRES


 Una vez que se ha suprimido el amor a Dios, no hay lugar para que Dios pueda estar o permanecer en medio del mundo, no hay lazo, unión, puente, nexo, no hay qué le permita venir, bajar, descender, si le negamos el amor, le cerramos las puertas, se termino la historia, se acabó el mundo, comienza el infierno.

 Esto es lo que ha sucedido, se le ha negado por completo el amor a Dios, ya no se lo amaba en el mundo, pero ha llegado a no amárselo en las religiones, entonces, no puede estar ni en el mundo, ni en las religiones.

 Otra vez, como en el tiempo de su Primera Venida, ni tiene lugar para nacer, ni tiene lugar para morir, así como tampoco halló lugar donde reposar su Cabeza mientras transitaba por el mundo.

 Dios Es Amor, de manera que el amor que le damos a Dios, es la puerta que le abrimos, lo que posibilita que venga al alma, y lo mismo vale para el mundo, ya que si no queremos amar, no hay lugar para el Espíritu de Amor. De todas maneras, hay que aprender a amar, porque no es un amor zalamero, lisonjero, adulador, llorón o lastimoso, Es Amor Verdadero, por ello tampoco es suficiente hablar de amor rendirse honores falsos unos a otros o querer engañar a Dios con alguna apariencia, ritual, etc., como los hipócritas fariseos y maestros de la ley de antaño.

 Como nos hemos alejado de Dios, nos han sepultado las tinieblas, el espíritu de la muerte eterna ha avanzado y la noche se ha impuesto en las almas y en el mundo. El amor a Dios es fuego que enciende el alma  la mantiene en comunión con Él, pero, si se le niega, el alma se hunde, sumerge, pierde y queda encendida en deseos de adoración, queriendo dominar a Dios y otros para hacerse amar, obligar a que le presten atención, para conseguir consuelo, alivio, etc.

 Hundidos, encerrados en nosotros mismos, quedamos a merced de la muerte eterna y de lo que hay en ella, del trabajo de los demonios que establecen su reino y se dedican a devorar a las almas, succionarles vida, consumirlas para saciarse, ya que tanto éstos como la muerte eterna misma, consumen vida, devoran almas y las convierten en demonios, en una abominación desoladora.

 Conforme se ha apagado el amor a Dios, ha crecido el culto satánico, el que se realiza en forma consciente o inconscientes por la mayoría de los habitantes de la tierra, dado que al avanzar el nuevo orden mundial con su cliché impuesto a las naciones, la vida común, normal, se ha transformado en satanismo, en culto a satanás y a la muerte eterna.

 El culto consciente es el de aquellos que directamente buscan al adversario en sectas, espiritismo, así como quienes recurren a la magia, mediums, chamanes, tarot, mancias, horóscopos, uija, etc.; también realizan culto satánico consciente los que ingresan en sectas masónicas, donde encontramos  a los políticos que nos gobiernan, militares, autoridades de todo tipo, científicas, doctrinarias, religiosas, etc.; también los que practican la infinidad de cultos de la new age.

 Realizan culto inconsciente al adversario quienes se dedican a la ambición, adoran el dinero, buscan poder, lo acumulan, los que son materialistas, los que rinden culto a la naturaleza, la razón, las capacidades humanas, la ciencia, el humanismo, etc.

 La vida común sobre la tierra ha sido orientada de tal manera que cada uno viva por y para sí mismo, con miedo, preocupado, dedicándose a sí, obsesionado con hacerse adorar, reconocer, etc., despreciando a quines no aprecian o no aceptan su orgullo, los que no alimentan su ego y no rinden pleitesía a su amor propio. Se ha instalado la egolatría en las almas.

 Tanto se ha separado a Dios de la vida común que ya no hay lugar para Él en el mundo, y tales cosas son celebradas por grupos resentidos y orgullosos, tanto mas cuando se subvierten incluso las leyes naturales, demostrando que son caprichosos incoherentes y sumamente resentidos, pues por un lado adoran la naturaleza, la creación, etc., como los agnósticos y paganos, y por el otro lado imponen leyes contrarias a la naturaleza, convirtiendo el mundo, y muchas supuestas religiones en sodoma y gomorra respectivamente.

 Cada vez que se hace algo en favor del orgullo, del amor propio, de los caprichos y del resentimiento, es celebrado, festejado, mientras que la renuncia a sí mismo, el sacrificio, etc., son tenidos como cosas malas, tanto mas le amor a Dios, la obediencia a Él, etc., es así que quieren convencer a las almas que eligieron y siguen al Señor de que obran mal para que sintiendo culpa, dudando de su amor, se vuelvan al mundo-sodoma-babilonia-egipto, es decir, a la falta d efe, al espíritu de la muerte y a los vicios, al egoísmo, la preocupación por sí mismo, a rendirse culto a sí y a todos los vicios e iniquidades.

 Es tiempo de perseverancia, de Fe, sacrificio y esfuerzo para quienes realmente aman a Dios y lo eligen, es tiempos de percusión, pero también de dar gloria a Dios en miedo del desierto de estos tiempos, desierto porque se le niega a Dios lo que le corresponde, amor, la adoración, la gloria, obediencia, etc., mientras todo es dado y tributado generosamente la adversario y al espíritu de la muerte terna por medio de los vicios capitales, de una vida asentada en los vicios y habituada a éstos, donde al hacerse comunes y generalizados, no son tenidos como lo que son, gusanos que corroen el alma y la pudren para postrarla y perderla en la muerte eterna.

 En adelante se detallan como en una gran fiesta infernal que son los carnavales, se pasean y trabajan los siete espíritus del adversario para perder a las almas. Tales fiestas celebran la separación de las almas de Dios, son para eso, para corromper en pocos días a las almas de tal manera que no lo lograrían en años de trabajo normal, diario.

 A esto que ya es grave, añadimos la falta de amor a Dios, la oscuridad reinante, imperante, logra que las almas se pierdan de a racimos, el enemigo logra postrar a miles de almas diariamente en la muerte eterna, las corrompe, destruye, hace padecer, destroza, etc., con total impunidad, y puede hacerlo porque las colaboran en su labor y nadie se le oponen.

 También es un lento proceso de degradación, progresivo, pasando por siete estanques que son los siete vicios capitales donde las almas se van consagrando a la muerte terna y entregando a satanás en la vida diaria, recibiendo el espíritu infernal cuando deberían recibir el Espíritu de Dios participando en la purificación, renunciando, dejándose crucificar místicamente siendo liberados del dominio del adversario y de la muerte.

 Siete llagas del Señor son para purificar y combatir los siete vicios capitales. Son siete Luces, Fuegos, Espíritu Fulminantes del Señor donde purifica a las almas de los vicios y la subiera de los demonios y de la muerte eterna que las atormentan, pero, si no se recibe al Señor, si no le prestamos atención, no podemos ser Sellados-Marcados con Su Espíritu, sino que acabamos marcados con la versión infernal.

 El Señor nos guía por un camino de la Cruz, donde nos purifica y libera si le prestamos atención y hacemos caso, si renunciamos a la propia voluntad ofreciendo un Santo Sacrificio de ésta. Si no lo hacemos, somos llevados como ovejas al matadero, sufriendo una transformación espiritual a manso de demonios y de la muerte eterna donde nos hacen recorrer un camino contrario engañándonos, esforzándose por hacernos creer que es fiesta, diversión y algo bueno, cuando nos están torturando, enviciando, como drogando con vicios espirituales para enfermar, corromper el alma y dotarnos de un espíritu de muerte eterna, haciendo el vía crucis infernal.

 En las publicaciones que siguen, se hace una comparación con un gran ritual satánico que es el carnaval, describiendo la acción de cada uno de los siete espíritus en ese ritual y en la vida diaria. Finalmente se cierran las publicaciones con un epílogo donde se realiza exégesis del Cáp. del Apocalipsis, sobre los dos testigos del Amor de Dios, para mejor comprender el cambio, la transformación, que sufre la creación en estos tiempos.

 En el cuadro que sigue, se detalla el proceso de degradación, los espíritus demoníacos que intervienen, la apariencia que tienen, el coro angélico al que pertenecen, así como también los estanques en los que las almas se sumergen, y un ejemplo bíblico:


vicio
Coro  angélico
Miedo raíz
Es como
Ejemplo bíblico
1
Soberbia
Tronos
No quiero sufrir
Serpiente, dragón
Serpiente pecado original
2
Lujuria
Dominaciones
No quiero estar solo
Escorpión alado
Apoc. 3, 7
3
Avaricia
Potestades
No me vas a sacar nada
Perro sarnoso
Espíritu sordomudo
4
Ira
Virtudes
No quiero
Agujero negro, sanguijuela
Talita kum
5
Pereza
Principados
No quiero que esto se acabe
Mula, armadillo
Endemoniado epiléptico
6
Envidia
Arcángeles
Non serviam-no serviré
Duende, gñomo, rana
beelzabú
7
Gula
Ángeles Custodios
No me ignores
Mono
Lc 22, 3, el miedo



1.- ESPÍRITU INMUNDO ENMASCARADO QUIERE DAR LÁSTIMA PARA OBTENER ADORACIÓN


 Aparece una persona queriendo dar lástima, fingiendo ser un alma del purgatorio, lo que ya es extraño, porque las almas del purgatorio no dan lástima, ni quieren que se la tengan, dado que la lástima es un sentimiento infernal, es una auto-compasión débil, enfermiza, pusilánime, donde el alma rebelde reniega de lo que le ha tocado y llora, se lamenta y quiere que todos se hundan en su mismo agujero adorándola, tomándola en cuenta, pero, no quiere abandonar su rebeldía, no quiere dejar de ser odiosa, resentida, caprichosa y renegada de Dios, solo quiere llamar la atención y se convierte en un lobo con piel de cordero.

 Mientras tal supuesta alma hacía su discurso, inventaba una historia sufrida y de dolor, llamando la atención, queriendo que se le tenga lástima, Dios no permanece inactivo ante una trampa o engaño del adversario, sino que inspira o mueve oraciones, de manera que, si somos racionales, objetivos, incluso en lo espiritual, podemos quedar engañados y seducidos por el adversario y toda su escenificación, pero, si aceptamos las mociones, inspiraciones, aquello que mas allá de la cabeza y que realiza El Espíritu del Señor, podemos descubrir el engaño evitando caer.

 Esto es así porque mientras el enemigo miente, finge, realiza su número artístico, en el interior El Señor inspira-Revela la Verdad, o bien mueve alguna oración, y tenemos que prestarle atención, darle curso, de lo contrario, quedamos encantados y seducidos por el adversario que se desespera por lograr que le prestemos atención siempre.

 “¡Aléjate de aquí satanás!, El nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén”, es lo que inspira El Señor y mueve también a que tracemos la Señal de la Santa Cruz, porque el espíritu que quiere mover, animar, inspirar lástima no viene de Él, dado que es un espíritu egoísta, mentiroso, preocupado por sí, o bien se puede tratar de un demonio como en este caso, o bien de alguna alma que estando de paso por el mundo, haya tomado esa costumbre para lograr que le presten atención, para succionar vida de otras almas.

 ‘Casi te engaño’, dice este demonio que comienza a quitarse la careta, la apariencia de cordero descubriendo su ser lobo infernal. Agrega, ‘el cuento de la lástima siempre sirve, así me dedico a robar vida de las almas desde siempre, una cara triste de payaso sufrido, un discurso que de pena y haga sentir culpa y luego todos lloran conmigo’, jactándose de su engaño-estafa-trampa.

 ‘Es fácil engañar a las almas, tanto mas en estos tiempos donde ya no hay Verdad, donde su Señor, los ha abandonado’, como siempre, mezcla verdad y mentira, porque El Señor no esta Presente, pero, no nos ha abandonado, sino que nosotros lo hemos abandonado, nos hemos apartado de Él, nos hundimos preocupados en nosotros y nos dedicamos a pensar egoístamente en la propia satisfacción, queriendo lograr que otros nos miren, presten atención, den su vida, etc.

 Falta la vara, la medida, el Testigo del Amor de Dios, la Verdad para poder aprender a discernir lo que es Verdad y lo que no lo es, se ha echado al Señor y se ha generalizado lo malo, de manera que al hacerse común y al no haber referencia buena, se tiene por bueno lo malo aun sintiendo y presintiendo que no lo es, pero, nadie hace caso y nadie quiere escuchar, las almas desean ser rebeldes, caprichosas, orgullosas y desamoradas.

 ‘Lo que no se dan cuenta estos idiotas que se dejan engañar y que lloran conmigo, es que lloran porque yo les succiono la vida, les quito vitalidad y les voy robando de a poco el alma, como les hago sentir culpa y creerse en deuda, incluso se odiaba sí mismo como si fuesen culpables por sentirse antes bien y tener vida, , de manera que, con culpa, me dan su vida creyendo que se resarcen, incluso cambien se sentirían culpables si no me la dieran, tengo esa habilidad de acusar a las almas para que siempre se sientan en deuda’, prosigue el discurso-confesión de éste demonio.

 Se quita la máscara, la apariencia de una persona que había tomado para engañar, deja ver que es como un dragón pequeño, casi sin alas, lo que se llama, ‘grippen’, similar a lo que describe la Santa A. C. de Emmerich en las Revelaciones sobre el pecado original.

 Éste espíritu, en el gran ritual satánico que es el corso, el carnaval, (Donde se corrompen a las almas que participan tanto como a las que asisten), se mete en la carroza de la comparsa, en los instrumentos, en los disfraces. En la vida común ataca con los sentimientos descritos anteriormente, o por medio de alguna persona soberbia, orgullosa y egoísta que solo piensa en sí y demanda lástima. También lo hace en la oración como esta descrito arriba fingiendo ser alguna alma del purgatorio.

 Éste demonio tomó la apariencia de un alma del purgatorio en este caso porque quería que se rezara por él, porque quería salir de su agujero, o al menos, lograr que se le diera alivio. Esta es la razón por la que hay que aprender a discernir los espíritus, pedir al Señor que nos inspire y nos guíe, de lo contrario, aun en la oración podeos llegar a ser engañados y acabar perdiendo vida y tiempo como las almas que no tienen fe y deambulan por el mundo desperdiciando su vida o entregándosela a demonios y a la muerte terna.

 El miedo que provoca la soberbia y que debemos vencer para no producir en nosotros un espíritu de soberbia, es el miedo a sufrir, porque genera como reacción hacer cualquier cosa con tal de evitar el sufrimiento. El miedo se transforma en obsesión si lo dejamos crecer y ésta en desesperación, así es que acabamos haciendo cualquier cosa buscando evitar el sufrimiento sin ver que nos lo estamos provocando, porque renegamos de Dios, nos desesperamos por obrar por y para nosotros mismos exigiendo adoración, amor, atención, no ser despreciados, peleando contra todos, renegando de Dios y así hasta contra Él.


2.- LUJURIA, POSESOS, CARNAVALES, AQUELARRES


 Aparece una mujer danzando como lo hacen las odaliscas, o como lo hacen las de las comparsas y murgas, etc., retorciéndose, revolcándose en sí misma. Suenan los tambores y una música estridente, es un espectáculo infernal, y mientras se halla haciendo eso durante horas, cae en trance, le entra un espíritu demoníaco que le da una nueva fuerza, la anima y le da movimiento.

 Esto es posible porque el carnaval es un ritual satánico, sus ojos se ponen blancos por un instante porque se van hacia atrás, luego vuelven, pero negros, oscuros, profundos e intimidantes. A partir de ese momento su danza de por sí infernal y seductora, se vuelve mucho mas lujuriosa, y es como si ella misma cambiara de aspecto, porque su pelo se soltó, parece que se desatara toda ella, y pasan a ser como serpientes, hace recordar a medusa.

 Los tambores suenan como en los rituales satánicos, como en umbandismo, y ella misma es poseída. Se trata de una persona común de esas que danzan satánicamente en los carnavales, pero, se puede ver lo que ocurre en tales rituales satánicos generalizados, en esas fiestas infernales que se celebran desgraciadamente en muchas ciudades, quedando infestadas de demonios, a la vez que consagradas a éstos y a la muerte eterna, junto con todos sus habitantes.

 El demonio que la ha tomado-poseído, es el del vicio de la lujuria, y la usa para corromperla a ella primero, y luego para que sea corruptora, para que sea instrumento de corrupción, para que arrastre a muchos al mismo vicio seduciendo, envenenando cuerpos, almas y espíritus, dado que todo vicio afecta los tres reinos de la persona, el material, corporal o terreno; el moral o intelectual; y el espiritual o eterno.

 La infección-infestación de los vicios es total. Todos los vicios comienzan en la separación de Dios, así es que son espíritus que desde afuera nos fuerzan a querer separarnos de Dios, y producido esto, surgen dentro nuestro porque los demonios-espíritus viciosos, entran y dejan su veneno. Usan personas para propagar sus enfermedades-vicios las que son portadoras y activas colaboradoras como la del ejemplo.

 Se trata de espíritus, los vicios son espíritus se contagian, se heredan como las enfermedades, pueden ser congénitos, etc., y como éstas, deben ser curados, remediados, purgados, de lo contrario cuerpos, almas y espíritus se enferman y corrompen, pereciendo.

 El espíritu del hombre muere al separarse de Dios que Es La Vida, el alma muere cuando no le llega la Vida porque el espíritu se separó, ahí comienza a pudrirse y se envicia en que se llena de llagas, las virtudes que debían crecer, se transforman en vicios, y luego eso se transmite al cuerpo provocando enfermedades, simplemente porque el alma enferma, no puede transmitir vida sino expresiones de la muerte que son los vicios.

 Son siete generalizados, principales, capitales, en este caso se trata de la lujuria, la que es reconocida fácilmente en el cuerpo, pero cuando tal vicio afecta a un apersona en el alma o en el espíritu, no se lo reconoce. Lujuria en el alma es querer dominar, someter, vencer a otros, y lujuria en el espíritu, es querer vencer, dominar y someter a Dios.

 Si no aceptamos a Dios, Su Voluntad, nos rebelamos contra Él, generamos lujuria. Esto lo podemos hacer seducidos o manipulados por un espíritu de lujuria desde afuera, por un demonio propiamente de la categoría o clase dos que es la lujuria, o puede ser seducidos o manipulados por personas afectadas de tal vicio.

 Aunque oremos, podeos seguir siendo tentados por un demonio-espíritu de esta clase, podemos generarlo nosotros, dado que no oramos para aceptar la Voluntad de Dios, sino que lo hacemos para imponerle a Dios que nos acepte a nosotros, lo que es ya lujuria, rechazo a Dios y querer vencerlo, dominarlo, someterlo, imponerle que nos adore a nosotros.

 Si hay una rebeldía interior, pueden desde afuera los malos espíritus influenciarnos, porque hay un mal espíritu adentro que le responde y le es fácilmente influenciable, ésta es la razón por la que hay que entregarse a la purificación, empezar a remediar la separación que tenemos de Dios, incluso mientras hablamos de Él todo tiempo sin haberlo aceptado, mientras nos oponemos y renegamos de su voluntad.

 En la raíz de este vicio, donde se genera este espíritu impuro, hay un miedo como en toda raíz de vicios, que se expresa así, ‘no quiero que me dejen sola’, y que es algo que crece con el tiempo, se transforma en una obsesión y luego llega a ser una desesperación.

 El miedo es siempre el principio de la enfermedad, cuando llega a formarse una obsesión, es porque ya ha dominado el alma y cuando se transforma en una desesperación, es porque se ha constituido el vicio en el espíritu, reina, domina, somete, porque se le ha dado libertad y satisfacción al vicio.

 El aspecto de este demonio, así como del vicio de la lujuria, es como el de un escorpión alado si es de tierra, o sea donde hay fe o religión, y como calamar de río en el agua, donde no hay fe, con armadura y tenazas. Es el mencionada en el Apocalipsis cuando dice que se abre el pozo del abismo y salen unos seres extraños donde los describe bien.

 Finalmente, la mujer poseída camina hacia un barranco arrastrando consigo a una multitud de cautivos, son almas seducidas que entran en el vicio de la lujuria por su danza infernal y por la fuerza del espíritu que ha entrado en ella para usarla. Tal imagen recuerda la piara de cerdos endemoniados que se desbarrancó y que luego quedó ahogada en un lago, respecto de la cual se puede leer en detalle en la obra de María Valtorta, “El Evangelio como me fue Revelado”, o “El poema del Hombre-Dios.”


3.- ESPÍRITU INMUNDO HIPNOTIZA Y SEDUCE ALMAS, ABRE LAS PUERTAS A OTROS DEMONIOS


 Aparece un hombre disfrazado danzando en medio de un carnaval, tiene un traje oscuro, galera y bastón. También se ha puesto una máscara blanca, o mas bien se ha pintado la cara.

 Se trata de un hombre común que participa en el ritual satánico del carnaval, pero, al tiempo de danzar como en los mismos rituales satánicos, acaba cayendo en trance, es poseído y ni lo nota, solo se maravilla de tener fuerza para danzar como alterado tantas horas seguidas, no queriendo ver que se ha dejado poseer por un demonio.

 La posesión es real, los demonios entran en los cuerpos y oprimen a las almas, permanecen en silencio, disimulando su presencia, y mientras están, succionan la vida o vitalidad de las almas, como si se tratara de sanguijuelas adheridas al cuerpo que chupan sangre. Pueden hacer semejante cosa porque el carnaval es un ritual satánico, y también pueden entrar en las personas que miran del mitin infernal, simplemente porque participan, están ahí.

 El espíritu que lo ha tomado y usa su cuerpo, dispone de su vida, es el de un mago, en este caso de esos haitianos que practican vudú.

 ‘Mi especialidad es seducir a las almas, encantarlas, hipnotizarlas, para que sean dóciles, manipulables y puedan admitir en sí a otros demonios’, confiesa este demonio humano de la tercera categoría, que tiene el vicio de avaricia. No solo avaricia de bienes materiales, terrenos, sino también provoca avaricia de conocimientos o intelectual, también afectiva al imponiendo que no queramos amar, afectando así a las almas, también provoca la miseria espiritual que es la falta de amor a Dios.

 Como todos, este espíritu esta afuera, es un demonio, pero, si logra generar un vicio similar a él, a su espíritu, puede afectar al alma y hasta fundirse con ésta suplantándola al ponerla de cabeza, logrando de esa manera convertirla en una mediadora infernal.

 Debemos tener cuidado con los espíritus, porque los vicios que tenemos son espíritus, así es que a los demonios propios, interiores,  se vincula el poder, la fuerza y empuje de los exteriores, porque tienen autoridad sobre el vicio-espíritu que hay en el interior.

 Mientras se produce la danza infernal, avanza el ritual satánico y el demonio de esta categoría dice, ‘somos un ejército y esta es nuestra formación, éste es nuestro orden de batalla’, lo dice con orgullo y satisfacción refiriéndose a toda la comparsa, y añade, ‘¿Creíste que éramos como soldados desfilando bien ordenados?, ¡No!, somos una banda desaforados, exaltados, una horda destrucción, una banda de desaforados delincuentes reunidos para hacer desastres, somos un desastre, pero, lo que hacemos es peor’.

 ‘Yo estoy acá para dos cosas, primero para dirigir las tropas, a los que practican el ritual-danzan, y segundo, para hipnotizar a los que miran, para que admitan la entrada de otros demonios, que abran sus puertas, su vida-atención-deseos-voluntad, a miles de demonios deseosos por hacerse adorar, servir y saciar en sus vicios’.

 ‘Los espectadores no son inocentes, ya vienen sucios, corruptos, con deseo de participar, y así son aptos, pueden ser tomados, poseídos algunos, y los que no, pueden ser corrompidos sin límites, destrozados en su interior’. El problema es la voluntad, se presta consentimiento y eso abre el paso a los demonios, y si bien nadie en sus cabales participaría en un ritual satánico, mucha gente lo hace en éste que es tenido por bueno, divertido, no malo.

 ‘Todo esto es una gran consagración y entrega a la muerte eterna y logramos así hacer una versión infernal de la Unión Hipostática, es decir, metemos de los nuestros en las personas, damos el espíritu de abajo a las almas para formar la versión infernal del hombre celestial’.

 Se refiere a que, El Señor, Jesús, tiene dos naturalezas, Humana Perfecta y Divina Perfecta y dando su Espíritu de amor a Dios, de Hijo de Dios al que lo recibe, renueva tal misterio haciéndolo hijo de Dios y llevándolo a una verdadera comunión con El Padre por El Espíritu Santo, y volviendo Él al mundo de esta manera espiritual, estableciendo su reinado en las almas.

 Los demonios quieren hacer lo mismo, pero al revés, es decir, dando el espíritu de la muerte eterna, de rebeldía, amor propio, orgullo, vicios e iniquidades, formando en las personas una versión infernal, haciendo hijos de la perdición eterna. El espíritu dado, viene a formar un cuarto reino dentro de la persona, que en la versión infernal es el reino de satanás y es la muerte terna. En el Espíritu de Dios, Es El Reino de Dios y Es la Vida Eterna o verdaderamente espiritual.

 El Espíritu de Dios, hace a sus hijos, soldados del Señor y por medio de su oración y sacrificio, posibilita que las maniobras infernales sean desarmadas, que los demonios sean vencidos, tengan que retroceder, y que la muerte eterna también retroceda no pudiendo echarse encima de las almas, dado que da animación, movimiento, exaltación, pero, no vida, quita la vida. Las almas se engañan debido a que  sienten exaltadas y por ello se creen vivas cuando están muertas.

 El miedo raíz del tercer vicio, avaricia, se expresa con estas palabras, ‘nadie me va a sacar nada’. Éste vicio es miseria, mezquinad para con dios, es no querer escucharlo, no querer prestarle atención, provoca también ataques contra la oración y todo lo que tenga que ver con meditación, contemplación, etc., así como también contra todo lo que sea cariad, porque el alma solo piensa en su provecho, no quiere dar nada, sufre si debe hacerlo y lo siente como una pérdida o un robo.

 La capacidad de hipnosis es porque realizan control mental los demonios de esta categoría, seduciendo y engañando a las almas, apegándolas a cosas y personas, logando que no piensen mas que en su satisfacción, en sus caprichos, como si mas nada ni nadie existiera, encerrándolas en oscuros y agudos agujeros de los que las almas no quieren salir, porque se han vuelto miserables, mezquinas, rasposas y sin tiempo ni ganas de prestar atención a Dios.

 El ejemplo bíblico es el espíritu sordo y mudo, dado que es tal porque no escucha a Dios, ni habla con Él.

 Entran en la vida de las personas en enfermedades, dificultades, desgracias, cansancios, histerias, miedos, accesos de furia, etc., son momentos de guardia baja o donde las almas atribuyen el malestar sentido a otras causas, y no se les ocurre que los demonios se han adherido como sanguijuelas y son los que les succionan la vida quitándoles vitalidad, provocando enfermedades o agravándolas.


4.- ORGULLO, BRILLO FALSO, ESTRELLA FUGAZ, OSCURIDAD ETERNA, MUERTE ETERNA


 Aparece una mujer danzando infernalmente en medio de la carroza, alta, es la reina de la comparsa y se siente-cree la reina del corso. Dice, ‘soy la reina de la fiesta, ¡el alma de la fiesta!’, con orgullo, satisfacción, goce, admirándose y haciéndose venerar, adorándose a si y haciéndose adorar, disfrutando al ver el culto que se le rinde.

 En medio de sus danzas satánicas, es tomada silenciosa, sigilosamente por un espíritu oscuro, es como una nube negra que encapotó primeramente el cielo, pero, en el frenesí del ritual satánico, nadie lo notó.

 Entró ese espíritu oscuro en ella, y en un instante, la hizo pasar por diferentes estados, primero le provocó un cansancio de muerte, se sintió desfallecer y al momento siguiente, la exaltó, es como si la hubiese desinflado y luego inflado de golpe, tomándola por completo.

 Nadie nota tales cosas, se pierden en medio del ritual donde todos se esfuerzan por ‘disfrutar’, mientras sus almas son robadas, infectadas, infestadas, matadas por demonios en una complicidad pasmosa, deplorable, horrorosa, ‘el gran aquelarre de carnaval’, del que muchas regiones están orgullosas no viendo que son verdaderas puertas abiertas al infierno, puentes, lazos, uniones, nexos, con las consecuencias lógicas de tales cosas.

 Los demonios que salen del infierno en semejante ritual, por supuesto que no vuelven al infierno una vez acabada ‘la fiesta’, sino que se quedan en las personas, en sus cuerpos, adheridos a sus almas, o deambulando por esas regiones donde se han practicado los rituales satánicos, siendo como bandas de delincuentes, pero, espirituales, dedicados a provocar destrozos, ruinas, saqueos, a arruinar almas y grupos de éstas como si se tratase de mafias o sociedades ilícitas.

 ‘Todo es por mí y para mí’, dice el alma poseída por el espíritu de la muerte eterna, ella se siente orgullosa, pero, ya por su boca habla el espíritu del vacío y la desolación, de la ausencia de Dios, de la negación de Él.

 Éste es como aire o viento, potencia al resto de los vicios, y también se nutre de los otros vicios, es como el inicio, el medio y el fin de cada espíritu vicioso, esta en todos, pero no es ninguno animándolos y sirviéndose de ellos, promocionándolos, dominándolos, reinando sobre ellos. Es como humo, y es un gran abismo, un vacío peor que todos los vicios juntos.

 ‘Soy la reina de la diversión y la alegría, reina de la vida’, dice la delirante poseída por su liviandad, vanidad, inutilidad, rebeldía total a Dios suponiéndose que, porque es la reina inmunda de una comparsa infernal, es la reina del mundo, sin embargo, como ya no existe y ha muerto espiritualmente, se ha pre-condenado, por su boca y en sus movimientos se expresa la muerte eterna que es la que dice tales cosas engañando, seduciendo, a muchas almas mientras les succiona también parte de su vida, la porción que pueda en relación a sus vicios.

 El interés de la muerte eterna es fomentar los vicios en las almas porque son su poder, dominio, reinado y presencia en éstas, son como los medios de succión de la vida, y también como los tributos que se pagan a la reina-corona-imperadora.

 Cada uno admitiendo vicios en su vida, decide su complicidad con el infierno, su pertenencia a la muerte eterna, se deja consagrar por demonios a la perdición eterna convirtiéndose en demonio mientras pasa por el mundo, mientras pierde tiempo en el tiempo, tiempo que debería utilizar en aprender a adquirir pureza, amar a Dios, a sí y al prójimo, tiempo para limpiarse, purificarse, adquirir Vida Eterna, volver al estado original, puro, santo, inocente.

 Para esto hace falta amor a Dios, esfuerzo, sacrificio y renuncia, y las almas hoy mas que nunca, prefieren el camino ancho de la perdición, no el estrecho de la Santa Cruz, vía crucis, prefieren dejarse mentir, convencer, engañar, queriendo creer que son reinas, diosas, etc. y que deben dedicarse a ser caprichosas, rebeldes, vicios, livianas, prostitutas, etc., porque tales cosas sienten que surgen y fermentan en su interior.

 Queremos ser caprichosos, queremos ser engañados, deseamos que nos mientan y así es que los demonios se apuran en realizarlo mientras nos llevan de las narices a la perdición eterna, a la gran degradación, corrupción, convirtiéndonos en semejantes a ellos, y lo que es peor, sabemos que esta mal, pero nos esforzamos por creer que esta bien, nos esforzamos por convencernos de la mentira, por disfrutar lo que vemos que nos esta arruinado, y eso es una reverenda estupidez, un delirio de orgullo, soberbia y caprichos.

 El miedo raíz del cuarto vicio, la ira, donde mas fácil penetra la muerte eterna, se expresa con estas palabras, ‘no quiero’, porque es una negación total, total oposición, parece poder, parece control, pero, es nada, todo lo contrario, ya que el verdadero poder es decir, ‘quiero’ a Dios, a Su Voluntad. También le dicen a Dios, ‘no quiero’, los que no oponiéndose abiertamente, lo hacen hipócritamente dedicándose a sí mismos, valiéndose de sutilezas, dedicándose al orgullo, la vanidad, la liviandad, el amor propio, la preocupación por sí, etc.

 Éste espíritu, por un momento luego de deambular por las narices de todos entrando en sus mentes livianas, inútiles e indefensas, carentes de pureza, especialmente por el tabaco, las drogas y vicios similares de las almas ya bastante exaltadas, brilla, y brilla no con brillo propio, sino con la vida que les saca a las almas, brilla como una luz, fuegos artificiales sobre sus cabezas y las almas en éxtasis, llenas de frenesí infernal, entrada ya la madrugada, iniciadas totalmente, ni se dan cuenta que es algo espiritual y no fuegos artificiales.

 Después de brillar un instante, se apaga de golpe, es como cuando muere una estrella, brilla mas y luego se convierte en un agujero negro en el espacio, el que este caso, aparece abajo del lugar donde giran-desfilan las comparsas, toda esa zona se convierte en un agujero negro sobre la tierra, se produce un gran vacío existencial, una ausencia de Dios, de Vida, de Verdad, etc., donde las almas son corrompidas como en un inmenso chiquero, lupanar, ciénaga, donde se revuelcan con demonios en el a ausencia de Dios provocada al efecto.

 El efecto de tal espíritu es postrar a las almas en la muerte terna, atarlas, ligarlas, fundirlas con ésta, para seguir haciéndolas progresar en la degradación-corrupción, y tanto mas puede darse esto cuanto menos piadosas y mas desenfrenadas quieran las almas ser, aunque después las que son espectadores quieren volver a sus vidas normales, ya ellas no son normales, porque han participado de un ritual satánico en el que se han corrompido al prostituirse con demonios, al darles lugar a los demonios en su vida, al recibirlas en su casa-corazón.

 Las almas participantes ya no son dueñas de sí, sino esclavas el vacío de Dios y de su ausencia en el que han caído, se han transformado y han recibido siete espíritus infernales, es la versión infernal de Pentecostés y es como los demonios marcan su sello-espíritu a las almas.

 Ejemplo bíblico, es la nena a la que el Señor orden aleganarse demostrando su poder sobre la muerte que es como despertar a una persona.


5.- EL ANIMADOR DEL AQUELARRE


 Aparece un hombre vestido con traje brillante, lentejuelas, flecos, gorro-galera de la misma forma, con un micrófono y se presenta exaltado, alterado, con un notorio esfuerzo por mostrarse mas que feliz y alegre, diciendo, ‘¡no podía faltar yo!, ¡yo soy!’, reclamando aplausos, poniéndose delante de los espectadores y hablando rápido, nervioso, exaltado e insoportable.

 Es un animador, esta para provocar mas frenesí, exaltación, alteración, delirio, para acabar de convencer a las almas de la fantasía que usan los otros demonios para robar su alma, vida y vitalidad, para entrar en sus vidas inútiles, triviales y viciosas, corruptas y degradantes.

 ‘Mi trabajo es el de un estafador, yo tengo que convencerlas de que están viviendo una gran fiesta y de que están haciendo algo que les gusta y conviene’, dice el espíritu que entra en el animador, conductor, presentador, el que esta como acalorado, ahogado, con mucha presión y esforzándose por exagerar todo y festejar todo de manera insoportable.

 En la vida común, normal, el mismo espíritu, convence a las almas que viven el éxito en el mundo mientras son rebeldes, caprichosas, resentidas, rencorosas, etc., es decir, mientras su alma se pudre, degrada y es carcomida por vicios interiores y demonios exteriores que se les echan encima como sanguijuelas.

 El espíritu que lo ha tomado es como el que remenciona en la Biblia, el que tira a la persona al frío y al calor, el epiléptico.

 Por supuesto que, como todo espíritu, obra mas allá de lo que la persona hace, es espíritu, y sus actos, y efectos, son espirituales. Éste supervisa, dirige, manipula, dice lo que hay que hacer y lo que no, lo que hay que creer y lo que no, lo que hay que sentir y lo que no.

 Es también como un programador mental, alguien que lava cerebros, que dirige un gran control mental, manipula masas, multitudes, maneja la opinión pública.

 Es el espíritu de la pereza, de la indiferencia brutal a Dios, lo que deja el corazón helado, frío y de piedra, pero, ardiendo en deseos de adoración, fama, poder, gloria, por ello el sentir frío y calor a la vez. Provoca una gran preocupación por sí y miedo, cuando entra en escena, cuando entra en el presentador-animador, lo dota de un poder de seducción, atracción, de control mental.

 Finalizada la fiesta infernal, cuando los cuerpos yacen tirados por el alcohol y las drogas, este animador camina entre esos despojos de personas asquerosamente contaminados con demonios y se lamenta, lo hace como desdichado, siente pena, lástima y culpa, se abate y entristece, diciendo, ‘no puede se que sea yo el que roba, el que engaña, yo se que esta mal’, luego de un rato, dice, ‘pero, ¡Qué me importa!, ¡El show debe continuar!’, y se prepara para una nueva fiesta ocultándose del sol bajo unas gradas esperando enroscado que llegue la noche.

 Su sentimiento no es diferente al que inocula tal espíritu en las almas, indiferencia a Dios, al Bien, la Verdad, lo bueno, a los otros, saben las almas que obran mal y que se hacen mal y que se lo hacen a todos, saben que son indiferentes a Dios, pero, se han vuelto indolentes, tan soberbias que no les interesa todo lo malas que han llegado a ser, se preocupan tanto por sí mismas que lo creen justo, debido y necesario.

 La pereza no es solo lo que normalmente se entiende por ésta en el cuerpo, sino que también debe considerarse el aspecto espiritual, esa indiferencia a la Voluntad de Dios, ese capricho consentido, ese saber que se obra mal, que se es egoísta, soberbio, un muerto espiritual, lujurioso, etc., es decir todos los vicios anteriores juntos, pero no importar nada todo eso, querer serlo igual.

 Hay lástima, pena y autocompasión, se desprecia en el fondo a sí mismo y se odia, se ve y cree desgraciado, por ello se esfuerza por mentirse, distraerse y tratar de convencerse de que es rey, que divierte a otros y que por ello es adorado y no ignorado, vive lo que muchos en el mundo que intentan su personalidad, imagen y se esfuerzan por mantenerla sabiendo que es falsa, pero no importándoles, porque su miedo es mayor y su deseo de adoración los domina convirtiéndolos en farsantes que sienten culpa un instante y al siguiente se justifican a sí mismos.

 El miedo raíz de éste vicio, se expresa en palabras que dicen, ‘no quiero que esto termine, no quiero que se acabe’, y es porque el alma afectada de este vicio, quiere seguir sintiéndose reina, estar en ese estado de alteración y de capricho constante donde sabe que es rebelde, y donde dice que esta justificado, que se puede, quiere creer que se puede permanecer en rebeldía impunemente.


6.- HASTA LOS NIÑOS SON POSEÍDOS Y/O CORROMPIDOS EN LOS CARNAVALES = AQUELARRES


 Aparecen danzando niños, están orgullosos de ser como los grandes y tal orgullo los colocan en las garras de los demonios. Se esfuerzan por ser como grandes, eso es resentimiento, deseo de ser por sí mismos y copia e imitan lo que es malo.

 Mientras danzan y a algunos gustan o llaman la atención por la curiosidad, comienzan a aparecer desde la oscuridad que circunda el lugar del ritual satánico(=carnaval) donde tal corso se lleva a cabo, pequeños demonios. Son duendes, gnomos, y similares, incluso se hacen adorar como extraterrestres, pero, se trata de arcángeles caídos, la sexta categoría de espíritus infernales.

 De entre los demonios, son los mas sanguinarios, porque son los del vicio de la envidia, son resentidos, orgullosos, perversos, malditos y sumamente vicios, podridos, son como sapos y ranas.

 Entran por la derecha de las almas mientras giran y danzan infernalmente, las hacen girar de derecha a izquierda, luego, parándolas en seco, las hacen girar al revés, y al instante siguiente salen, dejándolas como trompos dando vuelta totalmente desaforadas, corruptas, desenfrenadas.

 En el instante que tales demonios toman las almas de los niños que danzan logran corromperlos y en ese momento consiguen lo que les llevaría años de trabajo diario y normal en la vida del mundo, los destruyen psíquicamente, los exaltan y vuelven resentidos, asquerosamente soberbios, odiosos, caprichosos, orgullosos, vengativos, venenosos, astutos y perversos.

 Después de deformarlos asquerosamente, otro demonio mas grande, tal vez de la categoría anterior, los reúne y los forma a un costado, los prepara como a un coro y les enseña un cántico, el que las almas pequeñas en edad y tamaño, mas no en vicios y corrupciones, repiten orgullosas, es como un grito de guerra, se las adoctrina como a las juventudes los partidos totalitarios de izquierda o derecha que les lavan el cerebro ya desde pequeños.

 ‘Non serviam’, cantan a coro y delante de ellos aparece satanás disfrutando de ese coro, como excitándose con semejante asquerosidad de corrupción infantil. Tales palabras en latín, son el grito de rebeldía con el que satanás se opuso a Dios y lo desafió, significan, ‘no serviré’, son el grito del orgullo desaforado, desenfrenado, resentido y caprichoso que quiere ser como Dios y mas que Él aun.

 Esas mismas palabras son las que expresan el miedo de este vicio-espíritu, lo que le da origen, un no querer servir, obedecer lleno de orgullo miedo, preocupación por sí que parece que se defiende y protege, pero, que es un instinto animal lleno de rabia, odio, furia y resentimiento. Es rencoroso como el anterior, pero, resentido y despiadado quiere venganza, hacer padece, destruir, arruinar, romper y corromper.

 Es un espíritu que siempre reclama igualdad, por ello fomenta todos esos movimientos de corrupción internacional que claman por que sean aceptados como iguales lo que no son iguales o que, clamando justicia, quieren imponer la injusticia como justicia.

 Detrás de eso, los demonios de esta categoría, con su odio, rabia, furia, persiguen es destruir todo, porque quieren igualar para abajo, rebajar lo que es superior y distinto, solo porque ellos están resentidos y desesperados en ser tenidos iguales a los humanos e iguales a los ángeles, dado que dicen que siguen siendo ángeles.

 El ejemplo bíblico es el endemoniado de gerasa, poseído por una legión y del que se puede leer en mas detalle en la obra de María Valtorta.

 Son los que provocan guerras, divisiones, peleas, tanto en las relaciones familiares, como conyugales, amistades, etc., también a nivel de naciones, pueblos, regiones, etc., porque endurecen en los caprichos, siembran resentimiento y provocan orgullo, una satisfacción convencida de los propios delirios que clama aceptación, que pide igualdad y que quiere implantar la venganza como justicia.


7.- EL BUFÓN DEL CARNAVAL Y EL RITO DE CONSAGRACIÓN FINAL


 Finalmente aparece como un monje, esta vestido con habito color natural, medio sucio, tiene capucha, no se lo ve mucho porque esta de espaldas, es el espíritu de un demonio mediador, hace las veces de sacerdote, porque presenta todo esto, lo frece y consagra a satanás y la muerte eterna. En el coso es un personaje que hace bufón, entra en uno que hace de payaso que se pasea sin rumbo y como borracho entre las carrozas infernales.

 El espíritu demoníaco mediador que entra en ese idiota bufón que se quiere dar aire misterios y llamar la atención, que quiere estar en todo y no esta en nada, es el de la séptima clase de demonios, los de la gula, los ángeles custodios caídos.

 Su vicio mas que gula en el cuerpo, es gula de afectos, es un celoso incurable, quiere que se le preste atención y no acepta ser ignorado despreciado, es pesado, pegajoso, plomo, insoportable.

 Su miedo, la raíz del vicio es ese, ‘no me ignores’, y se la pasa imponiendo que se lo mire, entorpeciendo todo, colgándose de todos, siendo nada y queriendo estar en todo, se mueve y retuerce, es como un monito, por ello se burla e imita a uno, luego a otros y se vuelve pesado, meloso, pegajoso e insoportable.

 Este cerdo insoportable, el espíritu que posee a ese bufón, lo que hace es dirigir el ritual satánico que se celebra en derredor. Fomenta satanismo en las zonas de en derredor de donde se celebra este ritual que es el corso o carnaval, la murga, el gran aquelarre.

Esto no lo saben quienes participan del carnaval-aquelarre:

a) Hay cinco lugares no relacionados entre sí que están realizando pactos satánicos, que en la misma noche, celebran sacrificios de corderos y los crucifican y descuartizan pidiendo poder, espíritu, etc., lo que forma un pentagrama encerrando el lugar del corso y consagrando así a todas las almas participantes a satanás y a la muerte eterna.

b) Mas horrible de decir, es que en uno de esos lugares, se ha crucificado y descuartizado no a un cordero, sino a un niño, cosa que pueden hacer, porque generalmente autorices políticas, policiales, judiciales, etc., participan de rituales satánicos, se relacionan con los corruptos y también con tráfico de drogas, personas, órganos, etc., todo lo que implique dinero, corrupción, vicios y muerte.

c) Todo este ritual es presentado como un plato de comida a un demonio humano, es decir, un alma perdida que tiene principado, autoridad en la región de Latinoamérica, que en este momento es stalin, el encargado de administrar el reino de satanás y de la muerte en esta región. Es así porque se ha realizado en Latinoamérica.

d) En el caso particular contemplado que sirvió de base a estos escritos, no llega a devorarlo simplemente porque las oraciones y sacrificios de almas generosas, se lo han impedido, pero, da batalla, pelea y protesta, amenaza, etc., quiere benignaza, de manera que endurece su régimen opresor y las crisis económicas, políticas y la persecución a los almas que tienen fe, como justicia.


9.- CAPÍTULO 11 DEL APOCALIPSIS


 Capítulo 11
1 Después recibí una vara para medir, semejante a un bastón, mientras me decían: «Levántate y mide el Templo de Dios, el altar y a los adoradores que encuentres allí.

 La vara para medir es El Espíritu de la Verdad Revelada, la Palabra de Dios, esa especial Iluminación Que Dios hace a las almas que desean ser fieles y se sacrifican, renuncian para aceptar la Verdad y vivir conforme a ella.

 Medir significa conocer, ver, comprender, así Dios mismo le hace ver el Templo de Dios, Que Es El Sagrado Corazón de Jesús, los adoradores que ahí que son las almas que reciben al Señor, que buscan su Voluntad y lo siguen fielmente. El altar Es La Santa Cruz y el mismo Santo Sacrificio que tales almas comparten renunciando a sí mismas para Que Se Haga y Triunfe la Voluntad de Dios en su vida, y en el mundo.


2 No tengas en cuenta el atrio exterior del templo ni lo midas, porque ha sido entregado a los paganos, y ellos pisotearán la Ciudad santa durante cuarenta y dos meses.

 Simboliza lo que sucedió con El Señor en el tiempo de Su Primera Venida, es decir, con Su Cuerpo o Humanidad Santísima, fue entregado a los paganos, ya que, aunque de su pueblo, no tenían fe y eran tan enemigos como los mismos romanos, incluso demostrando ser peores, mas odiosos, resentidos y despiadados.

 Simboliza en estos tiempos, los de su Segunda Venida, como el amor a Dios en las religiones, es negado, el culto deformado, las doctrinas cambiadas y cada cual hace lo que se le ocurre, tradicionalista o modernista, negando el amor a Dios y vaciando de espíritu lo que hace, quedando todo eso en lo externo, superficial, aparente y mundano, donde al final, penetran todas las herejías como humanismo, new age, confianza en sí mismo, etc.


3 Pero yo encargaré a mis dos testigos que profeticen durante mil doscientos sesenta días, vestidos con hábitos de penitencia.

 Simbolizan varias cosas: Son San Juan Bautista y Jesús en el tiempo de la Primera Venida. También María Virgen, Reina en el Reino de la Divina voluntad o de Dios, y Jesús, El Señor, Rey hijo de la Reina Madre de israel, según la tradición desde david, que Es El Rey del Reino de Israel Espiritual, el Reino de Dios.

 También simbolizan el mundo y las religiones cuando fueron cristianos ambos, antes de la apostasía actualmente imperante en ambos.

 Otra cosa que simboliza y es la central, es el Misterio de la Unión Hipostática del Verbo, las dos Naturalezas del Señor, el Hecho de Que Es Hijo de Dios e hijo de Hombre, así es que tiene Perfecta Naturaleza Divina por herencia Paterna y Perfecta Naturaleza Humana por herencia Materna. Detalles sobre esto, leer en las obras de la V. S. de dios, Sor María de Jesús de Ágreda y María Valtorta.

 El hábito de penitencia es que la Presencia Viva del Señor en éstos tiempos se oculta detrás de la almas fieles y devotas, su Espíritu permanece en simples fieles que lo aman y lo han recibido, que han sido fieles a Su Voluntad y por ello tienen la herencia de Su Espíritu-Vida-Reino-Corazón, donde adquieren una segunda naturaleza, la espiritual, Vida Eterna aun estando de paso por el mundo, porque pero el Camino Que el Señor los lleva, el de la Divina Voluntad, son Pre-Santificados.

 Forman las almas fieles la parte humana del Señor y Él Viviendo, Reinando y Permaneciendo en esas almas es la parte Divina, entonces, El Señor, Jesús, el Hijo de Dios, se encuentra Vivo y Presente en el mundo por medio de las almas fieles a su Voluntad en as que Reina y es así como viene-vuelve al mundo, triunfando en ellas y por medio de ellas.


4 Estos dos testigos son los dos olivos y los dos candelabros que están delante del Señor de la tierra.

 Son dos olivos en el sentido de que son prensados en getesemaní=prensa de aceite, como el Señor, viven o permanecen en sacrificio, dando su vida, su sangre, par ala purificación y liberación de otras almas. Es un proceso místico que puede realizar El Señor al encontrarse Verdaderamente Vivo y Presente en esas almas, absorbiendo impurezas y muerte de otras almas y dando Vida, Bendición, purificando almas y mundo en obras silenciosas, ocultas, secretas, místicas, espirituales, sin llamar la atención, y sin poderse comprobar a simple vista, menos en un mundo materialista, racionalista, agnóstico, etc.

 Son dos candelabros porque son grupos de almas esparcidos por la tierra y a lo largo del tiempo, donde El Señor se hala especialmente presente realizando o renovando Místicamente su Santo Sacrificio. No se conocen entre sí no se reúnen, ni nada, El Señor Es El Que Hace Todo, cada uno responde. Son dos grupos porque en un primer grupo reúne el espíritu de su Naturaleza Humana Perfecta, y en el segundo reúne aquellas almas  alas que les da en herencia el Espíritu de Su Naturaleza Divina Perfecta.

 Tales grupos, son organizados por El Señor, están ante Él por el Santo Sacrificio total de sí que hacen, son holocaustos y son cada alma, Ardientes de Caridad Divina. Algunas fueron en un tiempo religiosas, otras muchas no, y menos aun en este tiempo, permanecen ocultas en el mundo, o mas bien, a la vista donde nadie las busca, tras un velo de vida común, normal, y para el mundo, hasta despreciable porque no comparten su espíritu orgulloso, vicioso, etc.


5 Si alguien quiere hacerles daño, saldrá un fuego de su boca que consumirá a sus enemigos: así perecerá el que se atreva a dañarlos.

 Las Obras del Señor, son intocables, Su Presencia Viva las defiende en medio del mundo. No significa que no sufran persecuciones, maltratos, etc., sino que, lo que El Señor hace en y por medio de esas almas, es intocable por mas que demonios, la muerte y el mundo y los suyos, quieran evitarlo, eso se mantiene, sostiene y no puede suprimirse ni tocarse, porque es Don Especial de Dios a la humanidad, faros del fin del mundo.

 Las personas en cuyos corazones se renueva y actualiza El Santo sacrificio del Señor, el de la voluntad, aquellas que permanecen en estado de holocausto totalmente consagradas a Él en medio del mundo, llevando una vida aparentemente normal externamente, pero, realmente espiritual en lo interior, son atacadas, perseguidas, odiadas, despreciadas, etc., padeciendo en cuerpo, alma y espíritu, lo mismo que El Señor, una Pasión diaria, pero, en lo mas interior, en el cuarto Reino, Vive y permanece El Señor, eso no puede ser tocado, es un tesoro que las mismas personas se encargan de defender con oración, buena voluntad y perseverancia.


6 Ellos tienen el poder de cerrar el cielo para impedir que llueva durante los días de su misión profética; y también, tienen poder para cambiar las aguas en sangre y para herir la tierra con toda clase de plagas, todas las veces que quieran.

 Significa que pueden traer al Señor y también evitar que Venga, son como mediadoras de la Presencia Viva del Señor, y si no cumplen su misión diaria, su Sacrificio diario, aquello par alo que se hallan especialmente unidas al Señor, cierran el cielo y pueden llover plagas sobre el mundo, porque la renovación del Santo sacrificio es para detener la Justicia Divina, reparar y trabajar junto al Señor en el rescate y conversión de las almas.


7 Y cuando hayan acabado de dar testimonio, la bestia que surge del abismo les hará la guerra, los vencerá y los matará.

 Esto ocurre en el hecho de que simbólicamente el mundo es como la Humanidad del Señor y las religiones son como la Divinidad del Señor. Al final, no encontrará El Señor lugar donde reposar Su Cabeza, es decir, ni en el mundo, ni en las religiones, se lo amará, y eso es lo que vivimos ahora, la traición y negación es total, renueva su Pasión Místicamente porque es odiado, despreciado, aborrecido, traicionado por los suyos, abandonado, etc.


8 Sus cadáveres yacerán en la plaza de la gran Ciudad –llamada simbólicamente Sodoma y también Egipto– allí mismo donde el Señor fue crucificado.

 Esto significa que en estos tiempos, la Presencia-vida del Señor, es borrada tanto del mundo como de las religiones, se lo niega, no se lo ama, se suprime el Santo Sacrificio, se inventa un dios falso, humano y humanista=satanista, acomodado a los vicios e intereses de la humanidad, uno al que no hay que obedecer, uno que adora y adula a la humanidad aprobando sus vanidades-miedos, su orgullo, amor propio, egoísmo, dedicación a sí. Tal versión infernal de Dios es el anticristo, es satanás haciéndose pasar por Dios, exigiendo adoración, fingiéndose interesado por la humanidad y sus vanidades miedosas sin Dios.

 La gran ciudad es babilonia, el mundo entero, todo el espíritu de vanidad humana reinante, imperante, tanto en el mundo como en las religiones. Se lo llama ‘sodoma’, porque el mundo es como sodoma, tiene todos los vicios e inmundicias que merecieron el fuego en aquella ciudad asquerosa y repulsiva. Se lo llama también al mundo de estos tiempos ‘egipto’, porque se le rinde culto a ídolos infernales, demonios, invenciones humano-demoníacas, la razón, la ciencia, tecnología y también todo el paganismo, así como todo lo que tiene que ver con la kábala introducida en el mundo y en las religiones por medio de la masonería.


9 Estarán expuestos durante tres días y medio, a la vista de gente de todos los pueblos, familias, lenguas y naciones, y no se permitirá enterrarlos.

 El tiempo, como siempre, es simbólico y lo que representa es que ha comenzado la gran desolación, la ausencia de Dios en el mundo, el gran castigo, el reinado de satanás y de la muerte eterna.

 Que estén expuestos significa que a la vista de todos, solo hay un mundo que parece ser igual, pero, que en realidad, esta muerto, y no lo pueden ver los que son muertos, es decir, los que no aman a Dios y no tienen la Vara, la Verdad, Su Espíritu, Su Presencia Viva, porque no han realizado el Santo Sacrificio de sí, de la propia voluntad para unirse a Él y recibirlo.

 No se permite enterrar los cadáveres en el sentido de que no se puede evitar lo que ha llegado, la gran desolación, en el mundo, esta el reino de satanás y es inevitable. Reinan-imperan las tinieblas, se impone el nuevo orden mundial=el nuevo circo mundial, orden sin Dios, sin Su Presencia Viva.

 El Señor mientras tanto, permanece desterrado y oculto en los corazones que lo han amado. Es como cuando en el pueblo judío se había dejado de mar a dios en verdad y el Santo Sacrificio, la Presencia de Dios, el arca, permanecía en la comunidad de los esenios en el desierto, el Espíritu de Dios la guiaba haciendo una presencia oculta, silenciosa y secreta para conservar la Bendición y las promesas. Tal comunidad al final no recibió al Señor y pasó a ser una secta mas secándose, pero, en su momento cumplió su misión. Sobre esto se puede leer en las Revelaciones a la Santa A. C. de Emmerich sobre el antiguo testamento. Ahora, en estos tiempos, El Señor, Su Espíritu-Bendición-Promesa, permanece oculto en las almas fieles que lo aman, que lo siguen en El Camino de Su Voluntad, porque es justo que lo tengan porque lo han elegido.

 Ahora es el momento donde definitivamente el Señor pasa a tener una Presencia Viva y Misteriosa, oculta, en medio del mundo, se refugia en las almas fieles que lo han elegido y que quieren seguirlo en El Camino de la Divina voluntad.

 A esto se refiere cuando se habla que cambia de sede o que el papa huye de roma, lo que se hace en la ciudad terrena, es arena, polvo y cenizas, un circo mas en el gran circo mundial, El espíritu de Dios, abandona definitivamente el templo, como un cadáver es abandonado de su alma, y es porque a Dios no se lo ha amado, sino que la humanidad se elige a sí, prefiere el orgullo y el amor propio.

 Al final, como El Señor, llega un momento en el que tal Testimonio de la Verdad, de la Presencia Viva del Señor, de Su Amor y Misericordia, también será suprimido, porque la maldad y los delirios viciosos infernales serán tantos que la humanidad merecerá tres días de tinieblas, ya no solo no merecerá no tener luz en las religiones que han traicionado al Señor, sino que también llegará a desmerecer el testimonio de la Presencia Mística, silenciosa y oculta del Señor haciéndole bien.


10 Los habitantes de la tierra se alegrarán y harán fiesta, y se intercambiarán regalos, porque estos dos profetas los habían atormentado».

 Los habitantes de la tierra son en principio las almas que se hallan de paso, pero, especialmente al hablar de tierra se refiere a las religiones y almas supuestamente con fe. Se felicitan y se intercambian regalos porque se han paganizado, celebran las fiestas satánicas impuestas en el mundo como carnavales, hallowen, primavera, etc., realizando el mismo culto, el que se rinde a la personalidad, a la imagen, a sí mismo y viviendo la misma fe, esa que habla de las capacidades humanas, la confianza en sí mismo, etc.

 Se alegran y hacen fiesta intercambiando regalos también, porque al entrar las religiones en el mundo, es decir, al negarle el amor a Dios y dedicarse a sí, al convertirse en una empresa mas de las que se hallan en el mundo preocupadas por aumentar clientela y competir con otras, queriendo poder terreno, dinero, fama aceptación, son celebradas en su traición a Dios por los mismos demonios que en su seno hacen fiesta y las hacen felicitar y aprobar en su falsa imagen, en su orgullo y candid por el reto del mundo.


11 Pero después de estos tres días y medio, un Soplo de Vida de Dios entró en ellos y los hizo poner de pie, y un gran temor se apoderó de los espectadores.

 Esto significa que cumplido el plazo dado o permitido por Dios, las obras de los enemigos, se caen, derrumban, tropiezan, porque El Señor Envía Su Espíritu y establece su Vida-Presencia, en medio de los desterrados, esas almas dispersas en medio del mundo que lo siguen en El Camino de Su Voluntad.

 Esto hace temblar a los que mantienen el orden e imperio internacional satánico, porque temen por sí, por su dominio y reinado, como herodes la enterrase del nacimiento del Señor.

 Llama ‘espectadores’, a los habitantes del mundo, porque son asistentes al espectáculo o farsa internacional con el que se lava el cerebro y se hace creer una rendid aparente que es mentira e hipocresía, para lo que sirven los medios de comunicación todos en garras de los tiranos internacionales que son sectarios y dueños del oro y que se creen dueños del mundo.

 También son ‘espectadores’ porque el mundo ha venido a ser como el circo romano, las almas dominadas son distraídas y entretenidas, y son los verdaderos fieles de Dios, los Mártires de estos tiempos, el plato principal, donde los habitantes de babilonia-sodoma-egipto, se divierten viendo el martirio, disfrutando excitas infernalmente con la sangre, los sufrimientos y padecimientos de los fieles, a los que ellos mismos sacrifican.

 Son espectadores en el sentido de que también concurren como expectantes de su propia destrucción, porque permanecen inermes ante su vaciamiento, al robo de sus mismas almas mientras son distraídos por los que les lavan el cerebro haciéndoles creer que viven el éxito y la gloria en el mundo solo porque son caprichosos, incluso creyendo que sus caprichos son propio y no viendo que son la expresión de la muerte eterna dentro de ellos, que les son impuestos desde su vacío y desolación interior.


12 Entonces escucharon una voz potente que les decía desde el cielo: «Suban aquí». Y ellos subieron al cielo en la nube, a la vista de sus enemigos.

 Esto significa que la Presencia de Dios es borrada definitivamente del mundo y de las religiones, quedando ambas partes totalmente vacías. El Señor había incorporado y reunido en sí, toda la humanidad y había creado un Cielo Nuevo y una tierra nueva, es decir, había predispuesto que Su Espíritu estuviese en el mundo y en las religiones, pero, como no lo han querido recibir eligiendo el orgullo, amor propio, la vida en el mundo, a satanás, los vicios y la muerte, definitivamente se retira y deja que cada uno reciba lo que eligió, tenga aquello que quiso caprichosamente.

 Acá se completa el juicio, la separación final, mas allá de las apariencias, los que aman a Dios y han elegido su Voluntad, son colocados a su derecha, mientras que aquellos que eligieron su capricho, la voluntad propia, vivir egoístamente para sí, son colocados a la izquierda.

 Que suban en una nube las dos partes del Señor, el Espíritu de Su Humanidad Perfecta y el Espíritu de Su Divinidad Perfecta, simboliza que se retiran del mundo y de las religiones donde debían estar, porque se han preferido el espíritu de soberbia de satanás y el espíritu de orgullo de la muerte eterna.

 Esto es así porque las almas del mundo y de las religiones, han elegido a sus enemigos, las tinieblas en el lugar de La Luz, se han amado a sí, a sus delirios y caprichos, no a Dios, la Verdad, la Vida Eterna, Su Voluntad-Espíritu.

 Que suban en una nube significa que El reino, la Presencia de Dios, Su amor-Espíritu, queda ahora alto, inalcanzable para la humanidad que ha querido estar sin Dios, lejos del mundo que queda sumido en tinieblas. Ahora el Reino de Dios no tiene asiento terreno, no toca tierra, sino que es enteramente espiritual y acceden a él los que entran en el Espíritu, los que aman a Dios, los que renuncian a sí muriendo al mundo, efectuando un Santo Sacrificio, sacrificando su Voluntad.

 No hay otra entrada, El Señor lo dijo, Es Él La Puerta del Cielo, es Su Voluntad, la que nadie quiere obedecer, buscar, dejar Que Se Haga.


13 En ese momento se produjo un violento temblor de tierra que derrumbó la décima parte de la Ciudad, y el terremoto ocasionó la muerte de siete mil personas: los sobrevivientes quedaron atemorizados y alabaron al Dios del Cielo.

 Se refiere a que, abandonando definitivamente el mundo El Señor, se produce un terremoto como cuando Murió en la Cruz en su Primera Venida. También, es espiritual en estos tiempos, es una sacudida en las almas.

 La muerte de siete mil personas, es simbólica, representa que mueren en su espíritu todos los traidores, quedando atrapados en sus delirios, caprichos, víctimas de la muerte terna, del espíritu de vacío y desolación que han querido tener rechazando la Verdad, la humildad, el Amor Verdadero a Dios.

 Los sobrevivientes son los que no compartían el espíritu de rebeldía y amor propio, que es el espíritu de traición a Dios donde las almas se eligen a sí repudiando la Divina Voluntad.

 Éstos quedan atemorizados porque sienten el vacío y la desolación, no como castigo, sino como medio de definitiva purificación y perfeccionamiento espiritual, también como medio en el que son colocados entre El Cielo y la tierra para ofrecer Su Santo Sacrificio espiritual permanente en reparación y como actualización, para el bien de muchos que por su intermedio se convertirán y salvarán.

 Alaban al dios del Cielo, lo alaban con su vida ejemplar de sacrificio, renuncia, entrega y obediencia, no con palabras, sino la práctica real de la Fe. Y alaban al Dios del Cielo, no al falso que se muestra, presenta y representa en la tierra acomodado a la humanad, humanismo, satanismo, nuevo orden mundial, new age.


14 La segunda calamidad ha pasado, pero sepan que la tercera está por llegar.

 La primera calamidad fue borrar a Dios del mundo, la segunda de las religiones, que es donde se produce en éstos tiempos. Son calamidades porque que Dios este ausente, no es bueno, avanzan definitivamente las tinieblas, además, el ausentarse del Señor, como cuando murió en La Santa Cruz, no es sin efectos, tales efectos en detalle pueden leerse en las obras de María Valtorta, A. C. de Emmerich, Ágreda y Picarreta.


Dr. Jorge Benjamín Lojo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario