domingo, 24 de enero de 2016

POR NUESTRO VERDADERO Y ETERNO BIEN



POR NUESTRO VERDADERO Y ETERNO BIEN


 Debemos aceptar lo que nos ha tocado, dejar de renegar y perseverar en la dedicación-consagración a Dios en el mas completo olvido de sí mismo, en la real negación de sí sacrificando la propia voluntad.

 No importa lo que sucede, lo que pasamos o debemos pasar todavía, no importa lo que acontezca, nada escapa a los planes de Dios, Él sabe lo que ha permitido y sin dudas es por y para nuestro bien.

 El enemigo no sabe, no ve, no entiende y quiere envolvernos en su preocupación, atraparnos en su miedo, imponernos sus dudas y hacernos cómplices de sus desconfianzas.

 Teme por él mismo, es egoísta, miserable, pero por sobre todo, es inconsistente, débil, cobarde, pusilánime, un histérico nervioso insoportable obsesionado con él mismo como todo ególatra narcisista infernal.

 De su infernal preocupación por sí surgen sus dudas, temores, desconfianzas, histerias, y eso es lo que contagia o transfunde a las almas.

 Con su locura quiere envolvernos, en su histeria someternos, porque no sabe lo que Dios hace, quiere o hará, solo teme, se imagina y desconfía.

 Se imagina cualquier cosa, por supuesto que Dios no le Revela la Verdad, tampoco puede verla porque Dios Es la Verdad y a Dios no lo puede ver porque en su momento no lo quiso mirar, no quiso levantar la cabeza de su ego-abismo.

 En su histeria, locura, angustia y desesperación atormenta, castiga, persigue a las almas queriendo prevenirse, buscando tomar recaudos, tratando de defender el poder mal habido, conseguido fraudulentamente, ese control infernal que ejerce sobre las almas.

 Teme por él y por su reino-dominio, sabe que lo que Dios hace siempre es a favor de las almas y para su Verdadero y Eterno Bien aun cuando ellas no lo ven ni lo entiendan y muy poco en ello colaboren.

 Sabe que se verá perjudicado si Dios interviene porque Él ama a las almas y siempre las beneficia, mientras que el cerdo infernal es embustero que adula a las almas y finge beneficiarlas cuando en realidad se sirve de ellas succionándoles vida, quitándoles vitalidad, resecándolas, exprimiéndolas, empujándolas a la perdición eterna.

 Por Nuestro Verdadero y Eterno Bien debemos buscar la Voluntad de Dios, confiar en Él, perseverar en el Camino por el que Él nos va Guiando, El Señor comanda en este combate espiritual contra nuestros enemigos infernales para darnos la Verdadera Libertad.

ANTICRISTO SURGE, RECHAZARLO:

PARA DESCUBRIR AL ANTICRISTO:

TENEMOS AL ENEMIGO ADENTRO:

No hay comentarios:

Publicar un comentario