lunes, 18 de enero de 2016

RELIGIONES, NEW AGE, SATANISMO MUNDIAL



RELIGIONES, NEW AGE, SATANISMO MUNDIAL


 La religión en el imperio mundial no puede ser otra mas que la que practican quienes lo construyen, la adoración de satanás y la muerte eterna.

 Su finalidad es consagrar a los reyes infernales, satanás y la muerte eterna, toda la creación y todas las almas.

 La religión del imperio es la new age, que asume diferentes formas para penetrar en las naciones y en las mismas religiones transformándolas, desvirtuándolas y consagrándolas a satanás y a la muerte eterna.

 En algunos lugares asume la forma de ecología, de culto a la naturaleza.

 En todo el mundo y por medio de la guerra cultural, los medios de comunicación e internet, se vende y promociona directamente como lo que en esencia es, o sea, brujería, satanismo, ocultismo, etc.

 Al respecto ver como se celebran mundialmente todas las fiestas de brujería y ocultismo como halloween, wallpuring, carnavales, etc.

 Considerar que el satanismo en sí es adoración a sí mismo, por ello la máscara con la que ha sido impuesto a naciones y religiones es el humanismo.

 Se enseña a las almas a darse una imagen y a adorarla, luego a hacerla adorar, ver, reconocer, servir, aceptar. Esto es satanismo, cada uno es su propio dios.

 Externamente las personas dicen y creen practicar una religión, pero interiormente practican satanismo, no buscan a Dios, no disciernen su Voluntad, no lo obedecen, solo sirven su ego y se dedican al orgullo.

 Las religiones son infiltradas y se les cambia la doctrina, se les impone la doctrina de la new age y pasan a enseñar el culto a sí, a la personalidad-imagen y al líder de éstas, o mas bien, a la imagen del líder. También se les impone la ecología como doctrina, la adoración a la naturaleza.

 Se dedican ser el ‘opio de los pueblos’ vertiendo veneno y engañando, haciendo a las poblaciones conformistas y volviendo a los creyentes satánicos. Tienen la función de engañar a los creyentes para que acepten el nuevo orden mundial, para que no se rebelen.

 A la larga se formará una religión mundial unificada orientada a cosas inútiles, banales y que transmitirá la pura doctrina satánica como si fuese cosa de Dios. Quienes no practiquen esta religión mundial serán perseguidos como peligrosos herejes del régimen imperial, del nuevo orden mundial.

 Actualmente las religiones son asociadas al régimen mafioso mundial, transformadas en sus fines y doctrinas, se convierten en corporaciones asociadas al régimen mundial para participar en sus negocios mafiosos.

 Sus líderes son administradores de transnacionales, gerentes que se encargan de recaudar, de vender el producto y de garantizar el tráfico de drogas, armas, personas, órganos, influencias, etc.

 En definitiva las religiones consuman el plan satánico, hacen reinar el olvido de Dios, imperar la rebeldía contra Él, el reniego contra Su Voluntad, instaurando definitivamente las tinieblas y la oscuridad.

 De esta manera cada uno se considera a sí mismo un dios y se halla plenamente convencido de ello renegando y prescindiendo de Dios, no obedeciéndolo, oponiéndose a su Voluntad, convirtiéndose en un ególatra delirante, esclavo idiota útil de satanás y sus demonios fácil de manipular, engañar y utilizar en contra de sí y de otros.

 Considerar que la imagen falsa que cada uno construye de sí es el anticristo personal, ese ‘yo’ delirante de orgullo que se dedica a adorar, saciar, conformar y satisfacer.

 En este modo se asegura el adversario que las almas se comportarán como autónomas y autómatas, serán rebeldes sin Dios aun hablando sobre Él todo el tiempo.

 El conjunto de estos delirios ególatras orgullosos conforma el anticristo general, mundial, internacional, el mismo nuevo orden mundial, orden sin Dios, en contra de Él y de las mismas personas que ni siquiera se dan cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario