lunes, 18 de enero de 2016

UN MANICOMIO A CIELO ABIERTO



UN MANICOMIO A CIELO ABIERTO


 Ha logrado el adversario que cada uno se adore a sí mismo, piense en sí, se preocupe por sí, que las almas lleguen a considerarse diosas y reinas.

 Esto es un individualismo colectivo porque todos hacen lo mismo, cada uno se adora y se hace adorar, cada uno piensa en sí y se dedica a sí.

 Esto termina de una sola manera, mal, muy mal, porque los egos no se sacian satisfaciéndose, al contrario, crecen y se vuelven mas necesitados de adoración, reconocimiento, saciedad.

 Las almas no se conforman, entonces, se aborrecen, odian, se culpan mutuamente exigiéndose adoración, saciedad, conformidad con frenetismo infernal, convirtiéndose en histéricas insoportables.

 Cada una esta encerrada en su orgullo delirante considerándose diosa, reina, superior, perfecta y por ello plenamente convencida de que la adoración y el servicio son cosas debidas que pueden reclamar.

 Al no obtener lo que quieren o al conseguirlo pero no lograr la satisfacción que buscan, se odian y aborrecen mutuamente, se reclaman, exigen y acusan.

 De esta manera el mundo es un gran manicomio en el que las almas se estrellan unas contra otras acusándose, reclamándose, exigiéndose y a la vez, negándose a dar de su parte.

 Cuando no consiguen lo que quieren se miran con lástima, pena y enfermiza e infernal compasión, luego se convencen de que deben ser doradas y así se alzan nuevamente buscando nuevas víctimas para sus egos infernales repitiendo el ciclo.

 Es todo una gran corrupción, hay confusión, desconcierto, desorientación, y es lógico, han perdido el rumbo, no buscan a Dios, no lo obedecen, no lo aman a Él, es coherente que se hallen extraviadas y solo se dediquen a arruinarse.

 Debemos volver al orden, comenzar a por amor a Dios, olvidarnos de nosotros mismos, dejar de buscar satisfacción para el ego, dejar de practicar la religión de satanás que es la egolatría narcisista infernal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario