sábado, 13 de febrero de 2016

EL RESTO QUE DIOS SE RESERVA



EL RESTO QUE DIOS SE RESERVA


 Dios siempre se reserva un resto, esto ha sucedido siempre y siempre será así, aun en los peores momentos como estos.

 La maldad, egolatría, orgullo, los vicios y abominaciones han determinando que Dios deba retirarse del mundo. La rebeldía generalizada en las almas y en el mundo provocaron la ausencia de Dios, la humanidad ha demostrado claramente que quiere permanecer sin Dios.

 Pese a esto hay almas que han perseverado y perseveran en la Fe, pese a las persecuciones infernales y mundanas hay almas que continúan adelante, que en el tiempo sostienen la Luz Verdadera la Fe.

 Estas almas son pocas, dispersas en el mundo, no se conocen entre sí, solo son fieles a Dios, disciernen su Voluntad y lo obedecen perseverando a pesar de castigos, persecuciones, pruebas, etc.

 El mundo se convierte en un mar tormentoso, descontrolado, la corriente del mundo se agrava, los vicios se multiplican, las almas se vuelven mas bestiales, semejantes a demonios.

 Se deforman, estropean, adquieren rasgos infernales, bestiales, abominables y se dedican totalmente a su ego, vicios, ambiciones, perversiones, depravaciones, etc.

 En esta marejada infernal en la que reinan e imperan los demonios como corresponde a semejante abominación de deformación de las almas, todavía sigue haciendo un resto.

 Hay almas aisladas, fieles, que aman a Dios con sacrificio y en total negación de sí.

 Éstas son sostenidas por Dios mismo  quien pertenecen por completo, para quien viven porque han renunciado a hacer su propia vida en el mundo.

 Dios dirige, determina, dispone lo que hacen o dejan de hacer, son de Él y dispone como de cosa suya.

 Así es como el mundo queda entregado a satanás y a la muerte eterna, de esta manera es como la mayoría de las almas yace en el mundo padeciendo la abominación de la desolación, la ausencia de Dios.

 Y a la par hay almas en el mundo totalmente entregadas a Dios, enteramente pertenecientes a Él que hacen vida santa, pura, creciendo en espiritualidad, evolucionando en espíritu.

 Esas almas son el resto que Dios se ha reservado, son de Él y Él las protege, las guía, dispone todo para que continúen creciendo, evolucionando, madurando espiritualmente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario