sábado, 27 de febrero de 2016

TANTO RENEGARON DE DIOS QUE CONSIGUIERON LO QUE DEBÍAN EVITAR



TANTO RENEGARON DE DIOS QUE CONSIGUIERON LO QUE DEBÍAN EVITAR


 Se niegan a aceptar lo que Dios ofrece, se niegan a recibir lo nuevo que de Dios viene, prefieren las novedades ofrecidas por satanás por medio de sus siervos y adoradores en el mundo.

 Aman la mentira, la adoran y atesoran, son ególatras, por ello es que prefieren siempre la mentira y les resulta mas fácil, gustoso, agradable creer la mentira.

 Aborrecen la Verdad, la rechazan, reniegan de Ella, se apartan, huyen de su Presencia espantadas como demonios del agua bendita.

 No quieren creer, son débiles, cobardes, cómodas, miserables, les resulta mas fácil creer la mentira, pero no ven que después les implica un sacrificio atroz y abominable sostenerla y defenderla.

 Se consumen defendiendo la mentira, esforzándose por vivir la falsedad, se arruinan, corrompen, estropean entregándose a la perdición porque eligen la mentira.

 Quieren vivir una fantasía sin ver que se consumen, deforman, autodestruyen, arruinan y terminan condenándose por ello.

 No quieren aceptar la Verdad, se niegan, reniegan de Ella, huyen y se esfuerzan en esconderse, se esfuerzan abismándose aun mas en la mentira entregándose mas todavía a la abominable desolación.

 Sobradamente han comprobado que en el abismo no hay otra cosa mas que vacío, desolación, infierno, dolor, pero prefieren seguir arrojándose al abismo de egolatría narcisistas, quieren continuar adorándose a sí y prescindiendo de Dios, negando su Revelación.

 La Virgen ha aparecido en innumerables lugares e incontables veces, no quisieron ver, entender, escuchar, se negaron por completo a aceptar la Verdad, no hicieron siquiera discernimiento de los signos de los tiempos, por ello es que, claramente han preferido las tinieblas y lo que podía evitarse ya esta llegando.

 Así es como se verá y padecerá en el mundo todo aquello que Dios por medio de la Virgen ha querido evitar. Concluyó el tiempo, se cerró una etapa, llega la abominable desolación infernal, la espantosa y terrible ausencia  de Dios, el infierno en el mundo para las almas.

 Lo peor de todo es que podía y debía evitarse, pero tanto se emperraron las almas en renegar de Dios y tanto se empeñaron en arrojarse al abismo de egolatría narcisista que el castigo infernal ya llega, es decir, el mundo queda sin Dios, bajo el imperio de las tinieblas, bajo el poder del maligno.

ES TARDE PARA CONSAGRAR RUSIA COMO LO PIDIÓ LA VIRGEN EN FÁTIMA:



No hay comentarios:

Publicar un comentario