domingo, 28 de febrero de 2016

TERCERA GUERRA MUNDIAL, LA HUMANIDAD LO HA PROVOCADO



TERCERA GUERRA MUNDIAL, LA HUMANIDAD LO HA PROVOCADO


¿Dónde puede verse un ejemplo claro de los dos bandos enfrentados?, en la visita del presidente argentino al papa argentino, ahí están representados los bandos en pugna tanto en nuestro país como a nivel mundial, las fotos de la frialdad son elocuentes.

 El problema esencial de estos tiempos es que no queremos amar verdaderamente a Dios, entonces, todo se aparta de su eje.

 No amamos a Dios como corresponde y es debido, olvidamos que Él Es Dios y llegamos a desplazarlo, consideramos que debemos ser adorados en su lugar.

 Así es como pretendemos ser ídolos o falsos dioses para otros.

 Exponemos lo que es nuestro orgullo y reclamamos que sea adorado, odiamos a quienes no lo adoran y perseguimos a quienes queremos imponerles que lo adoren.

 No le damos lugar a Dios para sus obras, nos encerramos en nosotros mismos dedicándonos como idiotas a pelearnos entre nosotros odiando el orgullo ajeno y defendiendo el propio.

 Nadie abre su corazón ni cede, nadie tiene paciencia, nadie ama ni tiene voluntad buena, las almas se han convertido en delirantes cerdas ególatras caprichosas obsesionadas por ser consideradas diosas y servidas como reinas.

 Así es como hemos llegado a lo que pudo ser evitado. Hemos llegado al final de una etapa de la historia y el final es malo.

 Así como una persona ególatra delirante de orgullo y sumamente caprichosa choca contra otra que es igual a ella sin reconocer la propia deformidad, grupos de personas que comparten los mismos delirios llegan a chocar contra otros que en lo superficial son diferentes pero en lo esencial son igualmente corruptos.

 De esta manera hay disputa, guerras, peleas en todo ámbito y lugar, se ha desterrado la paz de la faz de la tierra como de los corazones y de ahora en adelante solo veremos guerras y rumores de guerras.

 Es inevitable, es la misma corrupción, la demente ambición, es el orgullo, es la humanidad que ha querido ser por sí misma y sin Dios la que ha provocado esto.

¿Dónde puede verse un ejemplo claro de los dos bandos enfrentados?, en la visita del presidente argentino al papa argentino, ahí están representados los bandos en pugna tanto en nuestro país como a nivel mundial, las fotos de la frialdad son elocuentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario