lunes, 7 de marzo de 2016

LOS DOS TESTIGOS DEL APOCALIPSIS



LOS DOS TESTIGOS DEL APOCALIPSIS


 ¿Se trata de moisés y elías o de enoc y elías como se dice comúnmente?, No, estas interpretaciones son simbólicas.

 Los dos testigos de Dios mencionados en el Apocalipsis son dos Testigos del Amor de Dios, y esto simboliza varias cosas a la vez:

1.- En principio se refiere a la doble naturaleza del Señor, su Ser Humano Perfecto y su Ser Divino Perfecto.

2.- Dos personas sumamente espirituales que están en medio del mundo amando-adorando a Dios, siguiéndolo y obedeciéndolo. Pueden permanecer ocultas o salir a la vista pública en algún momento, eso es indistinto, pero por lo general la mas grandes obras de Dios son lejos d el afama y el ruido, lejos del espectáculo del mundo.

3.- Un líder religioso y un líder político que vendrán, personas de altísimo nivel espiritual y probadas virtudes que llegarán a destacarse iniciando un cambio.

4.- Las dos naturalezas que tendrán las personas verdaderamente espirituales y que evolucionarán creciendo espiritualmente, madurando, hasta tener humanidad perfecta y una perfecta espiritualidad divina.

5.- Un conjunto de almas fieles a Dios, puras y santas que obrarán en dos ámbitos diferentes, en política y en religión.

 Comprender que, cada alma fiel, que elije al Señor, renuncia a sí misma, busca la Verdad y obra de buena voluntad por amor a Dios, participa, es parte de las obras de Dios.

 Por su buena intención, esfuerzo y sacrificio Dios interviene, pasa, obra, y es Él mismo el que se está dando-revelando.

 Todo el que combate a las tinieblas, la mentira, los vicios, renuncia a la egolatría, colabora.

 Todo el que combate a los enemigos interiores y exteriores, está siendo parte de la obra de Dios, de su intervención, paso, revelación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡VIVE EL SEÑOR!, SEGUNDA VENIDA. CONSIDERAR EL PROCESO, VER LO QUE SUCEDE, VALORAR EL RESULTADO

¡VIVE EL SEÑOR!, SEGUNDA VENIDA. CONSIDERAR EL PROCESO, VER LO QUE SUCEDE, VALORAR EL RESULTADO Si la voluntad fue rendida a Dios ...