sábado, 19 de marzo de 2016

MENSAJE DE JESÚS, EL SEÑOR (19 Mar 16), y explicación del mismo



MENSAJE DE JESÚS, EL SEÑOR (19 Mar 16), y explicación del mismo


“Nunca mas estaréis presos.

Derrotaré las tinieblas con la Luz de la Revelación haciendo brillar mi Presencia en medio de vosotros”.

-------------------------------------------------

Meditación del mensaje:


1.- Nunca mas estaréis presos”:


 Estamos presos en nosotros mismos, encerrados en el abismo de egolatría no haciendo otra cosa mas que pensar miedosamente en nosotros mismos.

 Constantemente decimos ‘yo’, celosos de nosotros mismos, preocupados, ahogados por la propia debilidad, temiendo por todo y mirando lo que deseamos obtener como lo que queremos evitar.

 Nos encontramos centrados-hundidos-abismados en nosotros mismos y ahí es donde somos presos, prisioneros del miedo, esclavos de la preocupación.

 Con el correr del tiempo no tenemos otra cosa mas que angustia, obsesión, dolor, desesperación e histeria porque tales son los pasos que verificamos mientras nos hundimos en nosotros mismos, cuando descendemos al infierno del olvido y la negación de Dios volviéndonos solo conscientes de nosotros.

 Pensando en nosotros mismos, el miedo nos domina, la preocupación nos socava y ahí nos volvemos caprichosos, dominantes, posesivos, obramos instintivamente, movidos por el miedo, buscando la falsa seguridad de querer dominar, prevalecer e imponernos.

 De esta esclavitud interior, espiritual es que viene a liberarnos El Señor, y luego, una vez que resolvemos esto, también nos libera de las esclavitudes terrenales.

 En definitiva, de la mano del Señor debemos vencer el miedo, abandonar la preocupación, renunciar a nosotros mismos, sacrificar la  voluntad propia y buscar la Voluntad de Dios para Que Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida, en la tierra de nuestra vida-casa-corazón.


2.- “Derrotaré las tinieblas con la Luz de la Revelación haciendo brillar mi Presencia en medio de vosotros”:

Se refiere a la Revelación privada, personal, aquella que realiza en la propia vida cuando el alma se abre en oración buscándolo, queriéndolo obedecer, queriendo entregarse a Él.

 Considerar que amor es entrega y el amor a Dios se manifiesta saliendo de sí mismo, de los propios caprichos, renunciando a la voluntad propia y buscando la Divina Voluntad.

 Y esto no es en lo genérico, es en lo personal donde debemos discernir su Voluntad para obedecerlo puntualmente.

 Hay que escuchar al Señor en la oración, ahí es donde nos corrige, guía y manifiesta su Amor, en el encuentro real y personal con Él.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS   Los combates espirituales estos días fueron muy difíciles. El m...