viernes, 30 de junio de 2017

NO ES LO MISMO UNA ARGENTINA DEL TERCER MILENIO QUE UNA ARGENTINA TERCERMUNDISTA



NO ES LO MISMO UNA ARGENTINA DEL TERCER MILENIO QUE UNA ARGENTINA TERCERMUNDISTA


Si elegimos ser tercermundistas, vamos a seguir postrados en esta miseria y corrupción abominables tanto espiritual como material, moral, intelectual, etc.


 Tenemos que empezar a trabajar por una Argentina del tercer milenio y no del tercer mundo.

 Con una mentalidad tercermundista no podemos ingresar en el tercer milenio.

 Ególatras narcisistas hundidos-perdidos en su miseria, chapoteando en el barro de la abominable corrupción conforman una nación tercermundista.

 Estamos como queremos y como merecemos. Si queremos algo mejor, vamos a tener que ser mejores, debemos obrar mejor.

 Como en las invasiones inglesas, cada ciudadano es un soldado defendiendo la Patria; como en la Revolución de Mayo, cada uno debe empeñarse en trabajar para llegar a declarar luego una verdadera y total independencia.

 Primer paso es reconocer que nadie va a hacer lo que nos corresponde hacer, no podemos esperar que cerdos políticos solo preocupados por sí mismos hagan algo bueno por la Patria, eso es infantil, inmaduro y evadirse de la responsabilidad.

 Debemos reunirnos en cabildos abiertos y empezar a trabajar por la grandeza de nuestra Patria, nosotros, cada uno, realizando el aporte personal para el Bien Verdadero.

 Debemos dejar de lado esa mentalidad tercermundista, atrasada, retrógrada, miserable, viciosa y corrupta.

 Tenemos que madurar, evolucionar, progresar, crecer, asumir las responsabilidades que nos competen delante de Dios y de la Patria.

 Esto consiste en aprender  poner orden interior y exterior.

 Interior en la relación con Dios. Dios Es El Bien y Fuente de todo Bien, del Verdadero Bien. Todos los males comienzan al apartarse de Dios.

 Exterior en la relación con el mundo, hay que trabajar para hacer grande nuestra Patria, para que ocupe el lugar que le corresponde, porque si no lo hacemos, mañana no seremos, Argentina corre a su definitiva desintegración.

 Una vez mas, si elegimos ser tercermundistas, vamos a seguir postrados en esta miseria y corrupción abominables tanto espiritual como material, moral, intelectual, etc.

 No es lo mismo una Argentina del tercer milenio que una argentina tercermundista.



ES HORA DE PERDONAR, NO DE EXIGIR A TODOS QUE PIDAN PERDÓN:

EL PROCESO DEMOCRÁTICO Y LA RUINA-MISERIA DE NUESTRA PATRIA:

SOMOS COMO CUALQUIER PAÍS DE ÁFRICA:

ASÍ LLEGAMOS A SER COMO CUALQUIER NACIÓN DE ÁFRICA:

SELLÓ EL DESTINO DE ARGENTINA EN HOLANDA

SUS PROBLEMAS NO SON LOS NUESTROS, SUS INTERESES TAMPOCO (La grieta no existe):

ASÍ, NO VAMOS A NINGÚN LADO:

CRECER, MADURAR, EVOLUCIONAR:

HABÍA UNA VEZ:

ES LA HORA DE LA RESURRECCIÓN DE ARGENTINA:




No hay comentarios:

Publicar un comentario